En pleno cambio de gestión, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, presentó su renuncia. Según señaló, apunta a facilitar el proceso de transición política en la empresa, que será efectiva cuando asuman las autoridades del próximo gobierno a partir del 10 de diciembre.

"Quiero facilitar el proceso de transición en la empresa, allanando el camino a la próxima administración que asumirá el Gobierno nacional el 10 de diciembre. Me pongo a disposición para colaborar en esa transición en todo lo que sea necesario", explicó Malvido, quien duró en el cargo poco menos de un año y medio tras reemplazar a Mario dell´Acqua.

"Ha sido para mí un gran orgullo poder trabajar con todos los integrantes de Aerolíneas en la búsqueda de una empresa más grande, más eficiente, más competitiva, más transparente”, siguió el funcionario. 

Además, Malvido agradeció al presidente Mauricio Macri y al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, por "la confianza brindada en este tiempo". Ha sido una enorme satisfacción sumarme a la tarea iniciada en 2015, que llevó a que hoy tengamos más pasajeros, más rutas y mejor servicio”, agregó.

Números de la gestión Malvido

Un comunicado de la aerolínea estatal afirma que en los primeros 10 meses de este año, "Aerolíneas realizó 79.914 vuelos de cabotaje, lo que representa un crecimiento del 22% respecto a igual período de 2015. Eso representó un incremento del 37% en la cantidad de pasajeros que volaron dentro del país".

En el plano internacional, la cantidad de pasajeros de Aerolíneas creció un 11% en los últimos cuatro años, agrega la empresa.

Hoy Aerolíneas transporta 2,3 millones anuales más de pasajeros que en 2015. En un mercado altamente competitivo, con nuevos operadores, los argentinos pudieron volar más, y la compañía estatal lideró con firmeza ese crecimiento del mercado aeronáutico. Y lo hizo con la misma cantidad de personal, mejorando sustancialmente su productividad.