En la década del ’80, St Thomas fue uno de los boliches más concurridos. La larga fila para entrar se repetía cada noche que abría. Fue un lugar de culto para muchos, luego se llamó Seven y desde hace una década, Kravi. Varias generaciones desfilaron por avenida La Plata 735, Caballito, y bailaron hasta el amanecer. Cerró por la pandemia y algunos creían que se demolería, pero no. Unos de los boliches con más historia en  Buenos Aires, tiene cartel de venta.

Yo fui a bailar a Saint Thomas en los 80

Las historias detrás de St Thomas son muchas. Hace 13 años, se creó en facebook, el grupo “Yo fui a bailar a Saint Thomas en los 80” que ya reúne a 10.546 seguidores que todavía, le rinden culto. No es el único, “Grupo oficial yo fui a bailar a St Thomas discotheque, yo soy ochentoso”, le compite con 1200 seguidores. Horacio Peralta quien fuera DJ de St Thomas hace 40 años, revive todos los fines de semana los hits de los ’80 y ’90 por streaming en Facebook Live. Todo eso y mucho más, generaba esa disco que marcó una época.

Marcelo Del Río tiene 46 años y contó en una nota de Clarín que durante 30 años fue cliente de esa discoteca. Primero fue a St Thomas, luego a Seven y hasta sus últimos días fue a Kravi. “Con la noticia del cierre todos pensamos en vos”, le dijeron conocidos y extraños como @LisandroVG que el 9 de junio pasado tuiteo: “Con el cierre de St. Thomas / Seven / Kravi alguien puede pensar en marcelito??” y puso una foto de la disco cerrada y casi desarmada con la frase: “Los invito a llorar conmigo”.

Ni Seven ni Kravi lograron lo que pudo St Thomas, pero el lugar siempre tuvo su magia. Tal es así que si bien tiene cartel de venta, desde Caniggia Propiedades, un vendedor contó a BAE Negocios: “Nos llama mucha gente para alquilarlo y reabrirlo como disco, algunos quieren hacer un gimnasio porque son poco más de 1.000 metros cuadrados. Murió el dueño y las herederas no aceptan alquilarlo, sólo lo ofrecen en venta”.

Cuenta entusiasmado que se podría demoler y hacer un edificio de hasta 5.000 metros cuadrados. Cuando se le pregunta el valor responde: “Se vende a 600 dólares el metro a construir, lo que da alrededor de 3 millones de dólares”. Por ahora no hay ningún interesado para comprarlo y menos aún para tirarlo abajo.

Ricardo Fabré, dueño de La  City, contó a BAE Negocios que la última noche que abrió como disco fue el 6 de marzo de este año. Fue el baile de despedida, pero nadie lo sabía, ni el infaltable habitué.

Más notas de

Graciela Moreno

El futuro del histórico bar La Ópera, que está cerrado desde principios de diciembre

La Ópera, un clásico de la avenida Corrientes

Samsung produce el 80% de su línea blanca en Argentina y planea sumar más productos

Samsung volvió a producir aires acondicionados en Argentina

Mirgor no reabre su planta de Brightstar en Río Grande y peligran 90 puestos

Brightstar, la empresa de Nicolás Caputo está cerrada, achicará el plantel y quitará derechos adquiridos

Loma Negra invirtió 350 millones de dólares y tiene la planta de cemento más grande de Sudamérica

La planta más grande de Sudamérica

Gilera invierte 13,5 millones de dólares para ensamblar motos Hero MotoCorp

Gilera hace una fuerte apuesta para volver a traer al país las motos Hero MotoCorp

El grupo Wyndham abrió el hotel Esplendor Tango y planea traer la marca La Quinta

Abre un nuevo hotel en Buenos Aires, Esplendor Tango

Gafa invirtió un millón de dólares para volver a fabricar lavarropas y cocinas en Rosario

Gafa apuesta a los lavarropas y cocinas

Cruce de denuncias en la guerra de Re/Max y el Colegio de corredores inmobiliarios porteño

Re/Max promete hacer más acciones pero no irá a la Justicia, por ahora

Cierra el Sportivo Teatral de Ricardo Bartis, un emblema del teatro alternativo

Sportivo Teatral con cartel de venta en pleno corazón de Palermo

Se vende una de las discos más emblemáticas de la noche porteña

El frente del icónico local de St Thomas con cartel de venta