El cambio global hacia la descarbonización está impulsando el crecimiento y el optimismo en el sector minero mundial, según revela la última encuesta a empresas mineras de KPMG International "Global Mining Outlook 2022". En su duodécimo año, el informe combina la experiencia de los profesionales de las firmas miembro de KPMG en todo el mundo con las opiniones y perspectivas de 300 ejecutivos del sector en 23 mercados clave, incluidos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

Entre los principales resultados de la encuesta 2022, el 62% de los consultados a nivel global reveló que confía en las perspectivas de crecimiento de su organización para los próximos 24 meses. Si bien la cifra es ligeramente inferior a la obtenida en la encuesta 2021 (66%), el resultado sirve para confirmar que la volatilidad en los precios de las materias primas y la mayor incertidumbre derivada de la pandemia y de las cuestiones geopolíticas no están aplacando el optimismo del sector. A pesar de las grandes fluctuaciones, los precios de las materias primas se mantienen cerca de máximos históricos, impulsados por un enorme crecimiento en la demanda de minerales, incluidos el litio, el níquel, el cobalto y el grafito, todos componentes que son esenciales en el proceso de descarbonización global.

Trevor Hart, director global de minería de KPMG International, opinó: "A medida que las cadenas de suministro del mundo buscan satisfacer una demanda creciente, la industria minera se encuentra cada vez más en la mira, con el desafío de entregar rápidamente los materiales que el mundo necesita de una manera que sea aceptable para las partes interesadas. En mi opinión, la transparencia y el compromiso de alta calidad serán fundamentales. Para aquellos que lo hagan bien, las recompensas serán significativas".

Visión local

 

En cuanto al mercado argentino Mario Belardinelli, socio líder de Minería en KPMG Argentina, afirma que "el sector se enfrenta a diversos riesgos: el precio de los commodities que oscila, la complejidad para obtener permisos de explotación, el desafío de relacionarse con las comunidades, los cambios en las regulaciones y, coyunturalmente, se ve alcanzada por las consecuencias en el comercio mundial que derivan del conflicto Rusia-Ucrania. Esta realidad hace que las compañías se enfoquen cada vez más en buscar un nuevo valor a través de estrategias de ESG concretas y medibles, y en las oportunidades que genera la inversión en tecnología. La industria minera ya demostró cómo supo reinventarse en poco tiempo frente a la pandemia Covid-19. Con ese mismo optimismo, las empresas confían en poder satisfacer la creciente demanda de minerales y en honrar sus compromisos de largo plazo."