El fiscal Franco Picardi pidió el "cese de todos los vuelos" de la compañía hasta tanto no se evalúe si la low cost está en condiciones de garantizar la seguridad de los pasajeros.

El pedido corresponde a la investigación iniciada por el fiscal Jorge Di Lello, en el marco de una causa que subyace en el juzgado del juez federal Sergio Torres.

Pero por la feria judicial, será Claudio Bonadio quien deberá decidir en las próximas horas si dar lugar a la cautelar o no.

El fiscal, por otra parte, solicitó la clausura del aeropuerto de El Palomar, el hub que utiliza la empresa para realizar sus operaciones.

"Es inminente una solución drástica que ponga fin a eta locura. Alguno de todos los jueces que tienen participación en las causas tiene que tomar una medida", sostuvo Lucas Marisi, uno de los demandantes y abogado de los vecinos que rechazan el aeropuerto instalado sobre la base aérea militar de El Palomar.

Según informó el integrante del colectivo Stop Flybondi, la Justicia Federal investiga maniobras de corrupción en la habilitación de El Palomar como aeropuerto comercial, ya que se hizo a partir de un trámite exprés, que los demandantes calificaron de "ilegal y clandestino".

En la compañía se limitaron a decir que aún no habían recibido ninguna notificación oficial al respecto.

El pedido del fiscal se concretó algunas horas después de que un avión de la empresa tuvo un incidente en el aeropuerto de Iguazú. La aeronave rozó su parte trasera con la pista antes de elevarse y, por esa razón, debió suspenderse el vuelo.

Ayer, el aeropuerto de El Palomar nuevamente debió cancelar todos los vuelos de Flybondi debido a las tormentas, algo que sucedió también durante el miércoles. En estos últimos días, fueron muchos los pasajeros que quedaron varados y no pudieron tomar sus vuelos.