Hoy en día, tenemos que protegernos del coronavirus, pero también debemos evitar 
enfermarnos de otras cosas. Los especialistas resaltan la importancia de desarrollar hábitos saludables como hacer ejercicio, comer frutas y verduras, limitar el consumo de alcohol a su medida justa. En el caso contrario, podemos desarrollar factores de riesgo.  

¿Qué es un factor de riesgo? 

Es cualquier rasgo, característica o exposición de una persona que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión.  De todos esos factores, merecen especial atención los que están asociados a las enfermedades no transmisibles como por ejemplo, las del corazón y las cerebrovasculares, o el cáncer y la diabetes

Es así que  el consumo excesivo de alcohol, de tabaco, o una alimentación inadecuada pueden llegar a incidir en nuestro estado general. Y para conocer mejor cuáles son los hábitos a los que tenemos que estar más atentos, el INDEC viene realizando desde hace quince años la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. 


Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Indec

Este trabajo, en su cuarta presentación, permitió obtener información a nivel nacional y provincial sobre la población mayor de 18 años. Llegó a más de 49 mil viviendas representativas de todo el país con la novedad de que, además del cuestionario, también se realizaron muestras físicas y bioquímicas a un porcentaje de esa muestra, como tomar la presión o medir el nivel de colesterol. 

Los resultados de esta encuesta permiten conocer la evolución de los distintos factores de riesgo de los argentinos y las argentinas en el siglo XXI. Ahora sí, prestá atención y tomá nota. 


Consumo de tabaco en Argentina, en baja

Primero, una buena noticia: el consumo de tabaco entre los argentinos tiende a bajar. En base a los datos relevados, dos de cada diez personas todavía consumen tabaco. Para ser más precisos, un 22,2%. Es un dato alentador: hace 15 años, había casi 3 fumadores por cada 10 personas. 

Otro dato interesante resulta el consumo pasivo de tabaco, es decir, entre los que no fuman, pero son afectados por el humo de un tercero. En casi una década, la exposición al cigarrillo en los hogares argentinos y en los lugares de trabajo bajó. 

Mucho más aún en los bares y restaurantes, donde pasó de un 47,2% a un 21,5%. El descenso de este indicador se explica, en parte, gracias las normativas nacionales, provinciales y locales, que regularon la implementación de espacios libres de tabaco.  

Más consumo de alcohol

Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol tiende a subir. En 2018, el 13,3% de los argentinos consumía ocasionalmente por encima de lo recomendado, cuando en 2009 no superó el 10%. Los jóvenes de entre 18 y 24 años toman 5 veces más que los mayores de 65.


Hay que consumir más verdudas 

Ahora que nos volvimos expertos cocineros, es recomendable que todos los nuevos chefs amateurs les agreguemos un poquito más de verde a nuestras comidas

En promedio, los argentinos consumimos 2 porciones de frutas y verduras por día, lejos de las 5 recomendadas por los expertos de la salud. Sólo el 6% de nosotros cumple con esta cuota diaria. Esta cifra, prácticamente, no cambió en la última década. Anotémoslo entre nuestros pendientes...  


Actividad fìsica

La actividad física produce efectos beneficiosos en la salud de las personas, en todas las etapas de la vida. En adultos, la práctica de actividad física regular produce un menor riesgo de padecer hipertensión, diabetes tipo 2, muertes por problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Además, mejora la función cognitiva y los síntomas de ansiedad y depresión. Muchos beneficios, ¿no? 

Sin embargo, un 44,2% de los argentinos presenta una actividad física baja; es decir que algunos no llegamos a la meta de hacer ejercicio 3 veces por semana al menos 20 minutos a un ritmo intenso. Ahora que pasamos más tiempo en casa, tratá de hacerte un espacio y mover un poco el esqueleto con tu música o rutina favoritas. 


Sobrepeso

A medida que hacemos actividad física e incorporamos más frutas y verduras a nuestras comidas, vamos reduciendo otro factor de riesgo: el sobrepeso. A partir de las mediciones objetivas que se incorporaron en la encuesta, sabemos que el 66,1% de los argentinos tiene exceso de peso. Seamos muy claros en este punto. Cuando hablamos de exceso de peso, lo hacemos basados en los resultados del Índice de Masa Corporal. No tiene ninguna relación con cuestiones de estética. Al contrario: nada más importante que aceptarnos como somos. Pero esta cuestión sigue siendo en el siglo XXI uno de los principales desafíos para la salud pública.  


Hipertensión arterial

Asociado al sobrepeso y también al tabaquismo se encuentra otro factor de riesgo: la hipertensión arterial, lo que coloquialmente entendemos como presión alta. Como te decíamos antes, para esta encuesta por primera vez se hicieron mediciones objetivas en un grupo representativo de personas, y en este caso se usaron aparatos para medir la presión. 

Esta innovación arrojó un dato revelador:  3 de cada 10 personas que no se autorreportaron como hipertensas, tenían presión arterial alta al momento de la entrevista. Una cifra casi idéntica se registró también entre las personas que respondieron “no” ante la pregunta de si tenían colesterol elevado. A tener cuidado, que no todo es lo que parece.  

La hipertensión, además, también está muy asociada a la edad: cuanto más grandes somos, mayor es la posibilidad de tener presión arterial alta. Sin embargo, hay un comportamiento que también incide, y mucho, en su desarrollo: el consumo elevado de sodio en la dieta. 16 de cada 100 argentinos todavía agregan sal en sus comidas después de la cocción o al sentarse a la mesa,  algo que no cambió con respecto a la encuesta anterior, y casi 7 de cada 10 personas usan sal para cocinar sus alimentos.  


Prevenir es curar

Desde chiquitos nos enseñaron que siempre es mejor prevenir que curar. Entonces, ¿cómo pensás que nos comportamos los argentinos en las prácticas preventivas?

El 31,6% de las personas de entre 50 y 75 años se hizo alguna de las pruebas recomendadas de rastreo de cáncer de colon en el último tiempo. Esto representa un aumento significativo con respecto a los datos de 2013, cuando los chequeos no alcanzaron el 25%. Dentro del mismo grupo de edad, 2 de cada 3 mujeres se realizó una mamografía, mientras que 7 de cada 10 mujeres de 25 a 65 años se realizaron un papanicolau en los últimos 24 meses, cifras que se mantienen con respecto a la edición anterior.  


Accidentes viales

Hasta ahora, hablamos de hábitos saludables para prevenir enfermedades no transmisibles. Pero existen otros factores de riesgo que tienen que ver con causas externas, como, por ejemplo, las lesiones ocasionadas por accidentes viales. En la Argentina, este tipo de lesiones representan la cuarta causa de muerte en la población. Por lo tanto, si tenés que salir y usás bicicleta, acordate del casco: solamente uno de cada diez lo usan. ¡No te expongas!  

Tampoco si vas a usar el auto. No olvides de abrocharte el cinturón de seguridad: casi 3 de cada 4 lo hacemos, y la tendencia va en aumento desde la primera encuesta, cuando menos de la mitad lo usaba. 

¡Ah! Y hablando de autos, un 15,2% de las personas reconoció al momento de la encuesta que manejó habiendo bebido alcohol al menos una vez en el último mes. Se trata de una cifra que creció en comparación con la encuesta anterior, cuando había arrojado tres puntos menos. Este comportamiento fue 3 veces mayor en los varones. Así que, ya sabés: Si vas a manejar y hay alcohol, que sea en gel y solo para las manos. 


Provincia por provincia

La Encuesta de Factores de Riesgo tiene muchos más datos no solo a nivel nacional, sino también sobre cada una de las 23 provincias del país y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Vas a poder acceder a estadísticas sobre otros factores que no entraron en este podcast, porque si no, seguiríamos hablando por lo menos una hora. Te dejamos el enlace en el comentario del capítulo para que puedas consultarlo las veces que quieras.  

En estos nuevos tiempos que nos toca vivir, lo más importante es que nos sigamos cuidando entre todos y todas. Es cierto, a veces puede costar un poco cumplir con todas las recomendaciones, pero pensemos que el esfuerzo por llevar una vida más saludable siempre vale la pena. Al fin y al cabo, como resumió un renombrado escritor rioplatense, “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.