A diferencia de lo que sucedió en 2018, cuando el proyecto de legalización del aborto perdió cómodamente en el Senado tras la media sanción, se espera para esta vez un final abierto con una máxima paridad, en el que algunos anticipan incluso una posible leve ventaja a favor del proyecto.

Hasta ahora, los números del "poroteo" oficial dan un empate de 32 a 32, con dos ausentes y seis indecisos.

Sin embargo, el resultado final dependerá justamente de cómo voten estos seis senadores que todavía no terminaron de confirmar cuál será su postura. ¿Quiénes son?

Stella Maris Olalla (UCR, Entre Ríos)

Olalla es una de las nuevas senadoras, ya que asumió su banca en diciembre de 2019 y por lo tanto no estuvo presente en el debate de 2018.

En el actual debate no anticipó oficialmente su postura, aunque en noviembre del año pasado, cuando era senadora electa, afirmó en una entrevista radial que “nadie puede obligar a una persona a hacerse un aborto o a no hacerlo”.

Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino, Neuquén)

Crexell representó una de las dos abstenciones al proyecto de legalización del aborto en 2018 (junto con el actual gobernador de Santa Fe, Omar Perotti).

En el debate de este año no anticipó explícitamente su postura, por lo que se la cuenta como indecisa.

Sin embargo, una de las pocas declaraciones que hizo al respecto, en noviembre pasado, fue interpretada por algunos como un posible viraje hacia un voto a favor. "Yo creo que hay una tendencia, y esto no es por la decisión que yo vaya a tomar, creo que esta vez hay mayor vocación de gente a favor en el Senado, que hace dos años", afirmó la senadora a Diario Río Negro.

"Ya que yo esté a favor de la despenalización es un indicio de cuál es mi posición respecto del tema", agregó Crexell.

Sergio "Oso" Leavy (Frente de Todos, Salta)

Leavy votó en contra del proyecto del aborto legal en 2018, y a principios de diciembre reafirmó su posición al asegurar que "ya dejó sentada su postura".

Sin embargo, la semana pasada el senador se reunió en Casa Rosada con Alberto Fernández quien, según algunos trascendidos, le pidió que modifique su postura, lo que podría anticipar una abstención.

"Tengo convicciones personales pero también está lo que uno representa", afirmó Leavy, que mantiene una relación cercana a Fernández, un par de días después de la reunión.

Luego, el viernes pasado, durante el Congreso del Partido de la Victoria de Salta, el senador dijo que votará a favor del proyecto "si el Presidente así lo quiere".

Oscar Castillo (Frente Cívico y Social de Catamarca)

Castillo votó a favor de la ley en 2018, pero durante el debate actual guardó silencio sobre su postura final, mientras que afirmó en noviembre que "es inoportuno tratar ahora la ley del aborto", por lo que se lo cuenta como indeciso y algunos anticipan que puede llegar a abstenerse, restando un voto a los "verdes".

Edgardo Kueider (Frente de Todos, Entre Ríos)

Se trata de uno de los senadores que votó a favor del dictamen del proyecto, como integrante de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.

Sin embargo, lo hizo en disidencia parcial, por lo que algunos especulan con que podría abstenerse si no se introducen modificaciones al texto.

Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro)

Weretilneck, ex gobernador de Río Negro, suele votar como aliado del oficialismo y había anticipado su voto a favor. Sin embargo, en las últimas semanas lo condicionó a que se introduzcan algunas modificaciones al proyecto.

La primera es que el aborto por violación solo se permita hasta la semana 22 de gestación y no durante todo el período del embarazo. La segunda es que se defina mejor qué quiere decir "riesgo de vida o de la salud integral" de la persona gestante como causal que habilita al aborto durante todo el embarazo.

Aunque el Gobierno había asegurado que no aceptaría ninguna modificación, en las últimas horas la senadora Norma Durango, presidenta de la Comisión de la Mujer, dijo que en la promulgación de la ley el Poder Ejecutivo vetará la palabra "integral" en lo referido a la salud de la persona gestante como uno de los causales posibles para abortar legalmente tras la semana 14.

Así, hizo lugar a uno de los dos pedidos de Weretilneck, que de este modo podría estar más cerca de ratificar su voto a favor.

Los ausentes

La otra clave que acrecienta las chances de que el proyecto sea aprobado es la ausencia de dos senadores.

El primero es José Alperovich, quien había votado en contra de la legalización del aborto en 2018, pero producto de las acusación de abuso sexual en su contra se tomó licencia hasta el 31 de diciembre. Aunque nada le impediría dar su licencia por terminada y simplmente sentarse a votar, políticamente esto parece imposible.

La otra ausencia clave es la del ex presidente Carlos Menem. El actual senador por La Rioja mantuvo históricamente una postura de rechazo al aborto legal y ya se daba por descontado su voto del lado "celeste". Sin embargo, fue internado hace dos semanas por una infección urinaria y su salud se agravó en los últimos días debido a una falla renal, por lo que está en coma inducido desde el jueves y se verá impedido de votar.

De este modo, las proyecciones que pueden hacerse respecto a los votos no confirmados y a las ausencias dan una aparente ventaja para la aprobación de la ley.