En medio de la severa crisis del sector automotriz desde Smata Córdoba oficializaron la aceptación de suspensiones hasta diciembre de 2020 a cambio de evitar despidos de trabajadores. Si bien no se definió el número de operarios que incluirá el parate, para el sindicato fue decisiva esa instancia a fin de evitar cesantías en la dotación de 390 persopnas que se desempeñan en la planta fabril que produce camiones de diferente porte. Iveco, durante los últimos años, fue uno de los puntales de producción nacional del sector.

La firma argumentó la caída notoria de la demanda de sus vehículos en el mercado para tomar la medida de emergencia, como también que a partir de agosto "se garantizó" que habrá producción de dos unidades por jornada que utilizarán GNC como combustible. Por su parte el sindicato resaltó que el acuerdo fue rubricado en tiempo y forma, donde se establece también que los suspendidos percibirán el 75% de sus salarios. Años atrás Iveco llegó a dar empleo a 600 personas.