Sorpresa. Esa fue la palabra más repetida tanto en los pasillos del Ministerio de Agroindustria como en el sector empresario que ve con la llegada de Luis Miguel Etchevehere, un enfoque más hacia la exportación de los productos del agro tras la quita de las retenciones con excepción de la soja. Por lo pronto, el flamante ministro tendrá el desafío de reabrir el mercado de biodiésel a los Estados Unidos y aumentar las ventas de carne vacuna, que ya vienen en alza.

Al cierre de esta edición asociaciones, cámaras y empresas que agrupan a la industria semillera, agroexportación, ganadería, agroquímicos, bolsas de cereales, entre otras, no saludaron los cambios en el rumbo de las polí- ticas hacia el sector por parte del Ejecutivo.

Es sabido que Etchevehere era el ministro desde la primera hora. Pero el Gobierno prefirió esperar y puso a Ricardo Buryaile, dirigente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y afi liado al radicalismo, quien supo de su partida el lunes por la tarde.

Si bien reconocieron que no fueron consultados por el cambio, fuentes partidarias destacaron qe la partida del productor oriundo de Formosa no fue mal vista dado que la presencia en el Gabinete será cubierta por Adolfo Rubinstein, que llegó al Gobierno por gestión de la UCR.

Desde Agroindustria, los secretarios consultados se enteraron de la salida de su jefe veinte minutos antes que Marcos Peña lo anuncie a la prensa. Las fuentes esperaban las nuevas órdenes, mas como sucede en estos casos pusieron su renuncia a disposición del nuevo ministro. Se entiende que el jefe de Gabinete, Daniel Aseff, hombre de Coninagro, dejará su cargo dado que lo llevo Buryaile. Hoy a las 9.30 está convocada una reunión en el Ministerio.

Fuentes del entorno de Etchevehere señalaron que el entrerriano se enfocará en la visión del desarrollo con el agregado de la bioeconomía que vino a remplazar a la agroindustria como teoría para apuntalar al sector primario de su modelo agroexportador e ir a la búsqueda de mercados que valoran el cuidado del medio ambiente.

También tendrá un rol muy importante en diciembre próximo en la cumbre de la OMC en Buenos Aires, donde pedirá la eliminación de las barreras paralancelarias. Días atrás pidió terminar con la presión tributaria de las provincias, lo dijo quizás pensando en otro grupo al donde asiste más seguido: el Grupo de los Seis, integrado por la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba), las Cámaras de Comercio y de la Construcción, la Bolsa de Comercio, la Unión Industrial (UIA) y claro está, la Sociedad Rural (SRA).

  • El campo entiende que habrá un giro hacia el sector

Las entidades de la Mesa de Enlace: Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Federación Agraria Argentina (FAA), también se mostraron sorprendidas y hasta enojadas, por el nuevo dirigente del campo que llega a conducir las políticas para el sector agropecuario.

El pasado 16 de junio, el presidente Mauricio Macri ratifi caba al ahora ex ministro Ricardo Buryaile ante los rumores que anticipaban su salida frente a la posibilidad de achique presupuestario que haría que el área pase bajo el ala de Producción. Pero algo paso en el medio y las gremiales así lo hicieron saber.

“El discurso del Presidente en el CCK abrió un blanco muy interesante, pero el nombramiento de Luis Miguel Etchevehere, me parece que muestra otra realidad del campo”. Con éstas palabras el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, mostró su pensamiento para lo que viene en los próximos tiempos para el campo.

Fuentes de la FAA, recordaron “la necesidad de avanzar en políticas hacía los pequeños y medianos productores, el cual ahora será presentado a nuevo ministro”.

Para el presidente de CRA, Dardo Chiesa “la llegada de un dirigente de la Mesa de Enlace muestra que se sigue pensando en el sector, lo cual es importante”, agregó además: “que la partida de Buryaile a la UE marca que sigue estando dentro del equipo del Gobierno. Nosotros no evaluamos nombramientos, pero si el día a día de la gestión”.

En resumen, la dirigencia gremial se muestra con cautela por su compañero en la Mesa. La mayoría entiende que hizo buena letra para llegar al lugar que se le negó hace dieciocho meses. Estuvo en los lugares y encaró los problemas que dejó vacío el formoseño, y eso lo pagó caro.

Luis Miguel Etchevehere se convirtió desde ayer en el décimo cuarto dirigente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) en llegar a un cargo ejecutivo. El último había sido, Jorge Zorreguieta durante la dictadura militar.

En los próximos días se sabrá hacia donde irá su gestión. Deberá abrir el diálogo para eliminar todo tipo de confl ictos que algunos vaticinan podrían llegar si no atiende a las gremiales.