La gobernación de Corrientes confirmó que se aisló a un barrio entero de la capital provincial debido a un caso positivo de coronavirus. La policía local realizó un amplio cordón sobre la zona para que nadie pueda entrar ni salir de ella. La disposición afecta a unas 2.000 personas. 

Según consignó el diario El Litoral, la medida se tomó luego de confirmarse un caso positivo de coronavirus de una vecina de San Marcos que le transmitió la enfermedad a al menos tres personas más. Se trata de una mujer que trabaja en el hospital Perrando, situado en la vecina capital chaqueña de Resistencia. 

El secretario general de la Gobernación, Carlos Vignolo, detalló esta mañana en conferencia de prensa que el 4 de abril se le había hecho un hisopado en el Chaco, pero que esta provincia solo le informó a Corrientes de la situación una vez que el caso sospechoso dio positivo en el instituto Malbrán

Además confirmó que tres personas de su entorno también dieron positivo por coronavirus. Hoy, las autoridades confirmaron cuatro nuevos casos en la provincia litoraleña.

"Nos informaron que el hisopado fue el 4, pero ella cruzó el puente el 6, pese a ser considerada un caso sospechoso. Tenemos registro en el puente por día y hora. No recibimos información de que estaba en caracter de sospechosa", criticó el funcionario.

En este sentido, Vignolo explicó que se decidió aislar a todo el barrio porque la paciente vive con su familia que es numerosa "y se ha desplazado de manera muy libre" por él.

Por esto, la Policía controla que los vecinos de San Marcos no salgan de sus casas y bloqueó todos los accesos al barrio.

El intendente local, Eduardo Tassano, precisó que se le hará el testeo correspondiente a las 1.200 familias afectadas y que se procederá a desinfectar los supermercados y avenidas de la zona. 

Vignolo, por su parte, pidió tener "solidaridad" con los vecinos y "no estigmatizarlos".