El presidente Alberto Fernández aseguró que el país “está abierto al diálogo" respecto a la cuestión de la soberanía de las Islas Malvinas y anhelo que "Gran Bretaña pronto reflexione para sentarnos a dialogar" sobre el tema.

Luego de su paso por Alemania por la cumbre del G7, el mandatario dio a conocer que este martes la Organización de las Naciones Unidad (ONU) “volvió a reclamar que la Argentina y Reino Unido retomen el diálogo para solucionar” el tema. 

Alberto Fernández en el G7 en Munich.

Todo esto ocurre en el contexto de ayer lunes, en el que luego de haberse cruzado con el primer ministro británico, Boris Johnson, el presidente Fernández se negó a reunirse con él para hablar de otros temas sin primero tener una conversación respecto a la soberanía de las Islas Malvinas

“Johnson me agradeció la participación en el G7 y escuchó las particularidades de la posición argentina sobre Ucrania. Pero en un momento le dije: 'Quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar de otros temas sin sentarnos a hablar de Malvinas’”, adelantó. 

En ese sentido, el jefe de Estado reiteró sobre el tema en su cuenta oficial de Twitter y aseguró: “Es lo que ayer le reclamé a Boris Johnson. La Argentina está abierta al diálogo”. 

“Espero que Gran Bretaña pronto reflexione para sentarnos a dialogar y encontrar el modo en que definitivamente se reconozca la soberanía sobre nuestras Islas Malvinas", agregó. 

El mandatario también señaló a los demás países de Latinoamérica por apoyarlo en este “legítimo reclamo”. 

Por su parte, el canciller Santiago Cafiero opinó sobre la temática y afirmó que el primer ministro Johnson “se quedó sin argumentos" ante el reclamo del presidente Alberto Fernández respecto a la soberanía de las Islas Malvinas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto contó que días atrás "llegó el pedido de una reunión bilateral del primer ministro del Reino Unido con Alberto", el cual fue aceptado "porque la Argentina es un país de diálogo".

"Necesitábamos la oportunidad para expresarle cara a cara la necesidad de que se retome el diálogo para buscar una solución pacífica y dialogada sobre la controversia de la soberanía de Malvinas", señaló el jefe de la diplomacia argentina.

El titular del Palacio San Martín relató que al comienzo del encuentro concretado en Alemania, durante la cumbre del G7, la introducción del británico fue "un poco verborrágica", en la que destacó a la Argentina como un importante productor de alimentos y abastecedor de energía.

"Ahí el Presidente le aclaró que en ningún momento va a poder avanzar la relación, nunca va a poder ser plena, hasta que no resolvamos la controversia que tenemos sobre Malvinas. Ahí la reunión se endureció, porque el primer ministro esgrimió el argumento de la autodeterminación y el Presidente contraargumentó con todo el apoyo de la comunidad internacional y le dijo que es una población impostada a partir de un proceso de colonización, sacando a la población argentina que ya estaba, y que así el derecho internacional no asiste al principio de autodeterminación, sino que hay una situación colonial", explicó Cafiero. 

"Boris Johnson se quedó sin argumentos y la reunión claramente naufragó", concluyó el canciller.