El presidente Alberto Fernández competirá por el premio Nobel de la Paz a propuesta  de un grupo de diputados de Bolivia por la protección al ex mandatario Evo Morales y sus colaboradores y la democracia boliviana , tras ser forzados a renunciar en noviembre de 2019 mediante un cruento golpe de Estado. 

En ese contexto, el mandatario mantuvo hoy una videoconferencia, desde la Residencia de Olivos, con Evo Morales, el senador Leonardo Loza y el diputado Gualberto Arispe Maita, legisladores que promueven la iniciativa junto a sus pares Santos Mamani Espinoza y Grobert Nogales Grageda, quienes representan en la Asamblea Legislativa Plurinacional al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

El jefe de Estado argentino tomó la decisión de asilar a Morales luego de que se pusiera en peligro su integridad tras el golpe que llevó a la Presidencia a Jeanine Áñez, quien se despidió de su gestión luego de haber ejercido una severa represión y on escándalo por un crédito irregular que le pidió al Fondo Monetario Internacional.

Alberto dialogó con Evo Morales sobre la situación regional y en particular, sobre el apoyo de los legisladores para que se postule. “Haría mil veces lo mismo. Sólo hice lo que un hombre de bien y democrático debe hacer”, dijo Alberto.

Por qué proponen a Alberto al Nobel de la Paz 

En su presentación ante el Comité de Selección noruego, los diputados consideran que Fernández “es un jurista que siempre estuvo comprometido con la causa y la práctica de los derechos humanos en la Argentina y en América Latina” y subrayan que su accionar en apoyo de Morales y de su ex vicepresidente Alvaro García Linera.  “Permitió la recuperación de la institucionalidad democrática y poner fin a la persecución y discriminación que sufrieron los pueblos originarios durante el golpe de Estado del 10 de noviembre de 2019”.

Tras realizar una detallada reseña sobre la carrera académica y política de Fernández, la propuesta remarca que ya como Presidente “se propuso profundizar el proceso de democratización enfatizando la necesidad de mejorar el funcionamiento de la justicia y promulgando una legislación de avanzada que permitiera terminar con la discriminación y la desigualdad, particularmente en lo que se refiere a las cuestiones de género”.

Alberto Fernández no sólo le dio asilo en Argentina sino que  participó de un acto en el puente que une La Quiaca con Villazón en el que despidió al exmandatario boliviano antes del regreso a su país, tras el exilio en la Argentina.