En su primer día en el país de , el presidente Alberto Fernández participó en Jerusalén de la cena de bienvenida ofrecida por su par de  Israel, Reuven Rivlin, en honor a los jefes de Estado asistentes al 75° Aniversario de la Liberación de Auschwitz-Birkenau.

En la recepción, el mandatario argentino compartió con sus pares de Francia, Emmanuel Macron; de Alemania, Frank-Walter Steinmeier; el primer ministro de  Israel, Benjamin Netanyahu, y una treintena de jefes de Estado.

También estuvieron los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, y el rey Felipe VI de España.
Durante el evento se proyectó un video alusivo a la conmemoración y el presidente de  Israel dio un discurso de bienvenida, que fue seguido de una presentación musical.

En nombre de los jefes de Estado presentes, habló el Rey Felipe de España. 

El mandatario nacional también participó de la foto de familia que se sacaron todos los asistentes al encuentro, en la previa al Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo.

En paralelo, el canciller Felipe Solá, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, recorrieron el Centro Shimon Peres por la Paz, una ONG creada por este ex presidente israelí fallecido en 2016.

Polémica por el machete de una ministra israelí

La recepción oficial de Fernández en  Israel tuvo un momento que se hizo viral en las redes sociales, ya que la ministra de Cultura y Deportes local, Miriam "Miri" Regev, se escribió en la mano un recordatorio con su nombre.

En hebreo y con lapicera, la funcionaria israelí anotó el nombre del mandatario argentino en el dorso de la mano, sobre su dedo pulgar. La imagen con el "machete" se hizo viral en las redes sociales luego de que comenzaran a circular las fotografías de la bienvenida oficial en el aeropuerto que tuvo a su cargo.