El precandidato a presidente Alberto Fernández inició su campaña electoral en Santa Cruz, cuna del kirchnerismo, junto a la gobernadora Alicia Kirchner, y resaltó que su postulación "no es testimonial". "Ni Cristina es Perón ni yo soy Cámpora", insistió el ex funcionario como primer mensaje de campaña.

Fernández compartió un desayuno con la gobernadora santacruceña y su gabinete en Río Gallegos, donde también participó de una charla política, en lo que fue su primera actividad de la campaña desde que la senadora Cristina Fernández anunció la fórmula el sábado pasado. En la reunión en la Casa de Gobierno santacruceña, el ex jefe de Gabinete llegó acompañado de sus asesores Juan Fernández, Santiago Cafiero y Claudio Ferreño.

" Santa Cruz tiene la suerte de tener una gobernadora como Alicia, siempre quisiera tenerla en mi equipo, es una trabajadora incansable y lo demostró como Ministra de Desarrollo Social cuando compartimos gabinete con Néstor", dijo Fernández.

"Para mí Santa Cruz no es cualquier provincia. Es la tierra de Néstor", afirmó el ex funcionario kirchnerista, que más tarde visitó el mausoleo del ex presidente, muerto el 27 de octubre del 2010.

La última actividad del día en la agenda de Fernández fue su participación junto al vicegobernador González de una charla de debate político en la sede del gremio UPCN local, a la que también se sumó como disertante la gobernadora.

El cofundador del primigenio Grupo Calafate, el embrión de lo que después se convirtió en el proyecto nacional del kirchnerismo, hizo un llamado al peronismo enrolado en Alternativa Federal para que compita en la interna del PJ junto al PJ y Unidad Ciudadana.

"Ojalá que podamos entender que tenemos que estar todos juntos en el mismo espacio. Si no nos ponemos de acuerdo, vayamos a una PASO y dejemos que la gente decida", analizó, y agregó: "Ojalá que vengan. Son bien recibidos".

La idea de Alberto Fernández es seguir recolectando apoyos en la dirigencia peronista para concentrar el voto opositor y constituir un gran frente con posibilidades concretas de triunfo.