La vocera de la Presidencia, Gabriela Cerruti, cuestionó el proyecto de modificación de la  Ley de Alquileres que presentó la oposición y aseguró que el Gobierno no espera que éste se apruebe en el recinto del Congreso de la Nación ya que, entre varias aristas, el documento está "en contra de los inquilinos".

La funcionaria de la gestión presidencial de Alberto Fernández tuvo su conferencia de prensa semanal como todos los jueves y anticipó a los periodistas: “Nuestro bloque se opuso al dictamen, vamos a dar la discusión en el recinto la semana que viene”.

En medio de los múltiples debates que se dieron este miércoles en la Cámara de Diputados, el oficialismo logró emitir dictamen de mayoría al proyecto que mantiene los principales puntos de la actual ley de Alquileres, aún cuando la oposición se encolumnó detrás de una única iniciativa, que atiende varios de los reclamos de los propietarios y las cámaras inmobiliarias, tal como lo informó BAE Negocios.

La idea del Frente de Todos es mantener la ley vigente con beneficios fiscales nuevos.

Para la exlegisladora, el proyecto opositor de la Ley de Alquileres “deja a los inquilinos librados a lo que decidan dueños y las inmobiliarias”, y puntualizó en que “hay cláusulas que son en contra” de los mismos. 

En ese contexto, un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que se realizó este miércoles emitió dos dictámenes para reformar la Ley de Alquileres: uno de mayoría impulsado por el Frente de Todos (FdT) que propone mantener la actual norma y sumar beneficios fiscales para mejorar la oferta de viviendas, y otro propiciado por los bloques opositores en el que proponen que los plazos de los contratos sean a dos años y que el ajuste de los valores sea pactado entre las partes.

La bancada oficialista sumó 40 firmas de legisladores, mientras que el despacho de la minoría, conformado por sectores de la oposición, recibió el respaldo de 39 diputados.

El Frente de Todos sostuvo en el debate en que, para ellos, la solución no está en quitar derechos a los inquilinos, sino en sumar incentivos para mejorar la oferta de alquileres.

Por el contrario, desde la oposición afirmaron que su propuesta apunta a eliminar una fuerte regulación que a su juicio generó que se hayan retirado del mercado propiedades en alquiler, si bien todos coincidieron en que el principal problema es el aumento de la inflación.

A lo largo del tratamiento el FdT defendió la ley sancionada en 2020 que establece contratos a tres años, actualización anual de los valores basado en un indicador promedio de la inflación que mide el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y la variación salarial establecida en la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) del Ministerio de Trabajo.