En medio de una catarata de denuncias que desde hace un mes la han puesto en el centro de la escena política ante la aparición de más de 800 casos de aportantes truchos a la campaña electoral de Cambiemos del año 2017, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal ordenó ayer realizar una auditoria sobre la rendición de los fondos presentados por ese espacio ante la justicia y le pidió la renuncia “preventiva” a la contadora María Fernanda Inza, a la que hace menos de una semana había designado al frente de la Contaduría General de Gobierno.

“Mi conducta ha estado basada a lo largo de toda mi vida en la honestidad, y frente a estas denuncias sobre aportes falsos en la campaña, he tomado tres decisiones muy concretas”, comenzó diciendo Vidal, quien inicialmente pidió “una auditoria sobre la rendición de fondos” presentada por e Frente electoral de Cambiemos a la justicia, tramite que “ya se está realizando”.

“En segundo lugar, le he pedido la renuncia a la contadora Fernanda Inza al cargo de la Contaduría General del Gobierno de la Provincia”, prosiguió la mandataria bonaerense, quien recordó que la ex funcionaria, que además es tesorera del PRO bonaerense, formó parte del equipo de rendición de campaña “pero más allá de eso, hace muchos años que trabaja conmigo, la conozco, confío en ella” y dijo no tener “ningún elemento objetivo que demuestre su involucramiento en este caso”.

En ese punto, Vidal buscó aclarar que el pedido de renuncia preventiva “responde a mostrar que no somos todos lo mismo” porque cuando “la gente votó Cambiemos” en ese distrito en el año 2015, “no votó solamente un cambio de espacio político, de políticas concretas o de genero” sino que también “votó un cambio de valores” y es merced a ello “que le pedí la renuncia a Fernanda hasta tanto todo esto se aclare en la justicia”.

La gobernadora destacó además que el Gobierno nacional promoverá una nueva ley de financiamiento de los partidos políticos, medida a la que anticipó su respaldo.

“Los aportes de mi campaña van a estar todos bancarizados, aún cuando la ley no lo exija. Y espero que el resto de los partidos en la provincia de Buenos Aires tomen la misma decisión”, indicó la mandataria provincial en alusión a la próxima campaña de Cambiemos en el territorio bonaerense.

Vidal debió salir a anunciar estas medidas ante la escalada que alcanzó la investigación que desde hace más de un mes viene realizando El Destape Web, que terminó desnudando una presunta maniobra de Cambiemos en el marco de la campaña electoral de mediano término de 2017.

Con la finalidad de blanquear fondos, el espacio oficialista habría utilizando la identidad de miles de aportantes truchos, entre los que figuran beneficiarios de planes sociales o de AUH, ex candidatos por esa fuerza política y hasta funcionarios, los que negaron haber realizado alguna donación.

El lunes, la presidenta del bloque provincial de senadores de Unidad Ciudadana, Teresa García, amplió su presentación judicial ante el Juzgado Federal 3 de La Plata, a cargo de Ernesto Kreplak, en la que pidió entre otras cosas que se investigue la base de datos de los monotributistas sociales; en tanto que la semana pasada el juez federal Sebastián Casanello citó a declarar como testigos a cincuenta personas que figuran como aportantes de Cambiemos.