La ministra de Espacio Público e Higiene Urbana, Clara Muzzio, aseguró que la nueva fase de la cuarentena que comenzará a regir este lunes en la Ciudad de Buenos Aires "solo la podremos implementar con el compromiso de las personas" y que "se dará marcha atrás" en caso de que "no podamos cumplirla".

La funcionaria pidió que "los vecinos no se confundan", ya que la nueva etapa no implica el levantamiento de las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio en la Ciudad sino la apertura de algunos rubros no esenciales y un permiso de paseo para niños de hasta 15 años, que solamente podrán salir una hora del sábado o domingo, en compañía de un adulto y hasta una distancia no mayor de 500 metros de su domicilio.

"Seguimos en cuarentena porque el riesgo de aumento de casos sigue, pero al no haber un aumento exponencial y viendo que los vecinos vienen cumpliendo muy bien con todas la medidas, podemos ir avanzando en esta nueva etapa que implica empezar a habilitar progresivamente algunos comercios minoristas de cercanía", dijo.

Se podrá hacer uso progresivamente de estos locales desde el martes o el jueves -según los rubros- solamente de lunes a viernes en el horario de 11 a 21 y según la terminación del DNI: las personas cuyos documentos finalicen en número par, podrán comprar allí los días con numeración par, incluyendo como tal también al cero.

En tanto, los comercios de actividades esenciales -como supermercados, verdulerías, carnicerías y farmacias- "seguirán con el mismo régimen que tenían" (sin restricciones de días en función de la terminación del DNI), mientras que permanecerán cerrados los locales de rubros como indumentaria y calzado, servicios personales, servicios profesionales, prácticas deportivas y esparcimiento, gastronomía en salón, shoppings y galerías, los "que involucran contacto físico entre personas".