.La Argentina, en la mitad de la tabla global de escenarios laborales críticos respecto al Covid-19 y en primer lugar de guarismos menos complicados para la región. Esos son algunos de los trazos fuertes para expectativas de empleo sobre medición privada. Un informe con datos tomados en abril, es decir ya en cuarentena, y de cara al tercer trimestre del 2020 de Manpower Group (MPG) reseñó las intenciones de contratación por parte de empresas argentinas de julio a septiembre.

Los resultados revelaron para la Expectativa Neta de Empleo (ENE) de dicho período se cifró en -8%. Cálculo y comparación mediante se apreció una disminución del 10% respecto al trimestre anterior y una merma del 9% para la comparación interanual.

Dato adicional relevante en materia de forma de trabajo es que la certeza de MPG apunta a considerar que el "home office", exigiendo incluso la inversión tecnológica/digital de medianos y pequeños empleadores, es una de las variantes que dominó a los sectores en actividad bajo pandemia y continuará con preponderancia "a partir del día después", reseñaron los expertos.

Sobre porcentajes del informe en mirada federal de nuestro país, Luis Guastini, director general del MPG, le remarcó a BAE Negocios que la única región que no muestra una intención de contratación negativa es Cuyo, reportando una ENE de 0%. El Noroeste argentino (NOA) cuenta con la percepción más débil con una ENE de -19%.

Quizás a nivel de oasis en el desierto laboral que marcará 2020, se aprecia también que el rubro de la construcción tiene el único resultado positivo de las 9 actividades económicas con una ENE de +2%.

De todos los empleadores argentinos encuestados, el 72% no espera realizar cambios en sus dotaciones, el 13% planea disminuirlas, el 4% aumentarlas y el 11% restante no sabe si realizará cambios.

"Teniendo en cuenta los efectos sociales y económicos bajo el Covid-19, notamos un importante declive en las expectativas de contratación de los empleadores argentinos para el próximo trimestre. La ENE de -8% es la más débil desde que comenzamos a realizar la encuesta en el país en 2007. Este resultado está mayormente traccionado por la disminución en las intenciones reportadas por el sector de finanzas, seguros y bienes raíces", señaló el ejecutivo del MPG.

"Más del 47% de los empleadores encuestados espera que la contratación de personal retome los niveles anteriores a la pandemia en los próximos 12 meses, siendo el sector de las manufacturas el más optimista", agregó.

Que se reactive el rubro "construcción" dentro de su clásica definición como "madre de todas las industrias" juega en rol relevante. La energía de la obra pública y el retome de emprendimientos privados permiten avizorar alguna lejana luz de esperanza económica a futuro.

Resto del mundo

Japón, China y Taiwán encabezan en dicho orden la tabla de recuperación de empleo global, incluso sobre naciones que aplicaron controles estrictos en emergencia sanitaria. En 9 de los 10 países de América encuestados se pronostican reducciones de la fuerza laboral de julio a septiembre, mientras que en Estados Unidos se anticipa un incremento limitado y una ENE de +3%. Las intenciones de contratación se debilitan en los 10 países de América en comparación con el segundo trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2019. En Sudamérica, Argentina ofrece los números más confiables en la proyección de algún repunte de contratación laboral.

Estados Unidos espera el ritmo de contratación más fuerte del continente, en tanto que Costa Rica, Colombia y Perú pronostican los declives más marcados de los mercados laborales americanos

Paralelo

El economista Hugo Vasques reseñó que EE.UUU., Reino Unido y Brasil son los tres países con mayor cantidad de muertos "y los tres que tuvieron políticas erráticas frente al Covid-19" ya que sus gobiernos decidieron no avalar el confinamiento "y atraviesan entonces cuatro fases de una crisis que mixtura cuestiones sanitarias y económico/laborales". "La Argentina sin dudas enfrenta una crisis económica y social, pero evitó miles de muertos en la posible emergencia sanitaria y también la crisis política. La misma habría terminado con la economía nacional y conservar la legitimidad política es fundamental para encarar la reconstrucción que demandará el día después".