La Cámara de Diputados autorizó ayer al empresario Nicolás Caputo a desempeñarse como cónsul honorario en Singapur.

El amigo del presidente Mauricio Macri integraba una lista de 32 ciudadanos argentinos propuestos por gobiernos extranjeros como cónsules y vicecónsules.

Esa nómina de candidatos fue avalada por la Cámara baja con 96 votos a favor, 48 en contra y 36 abstenciones que correspondieron al interbloque Argentina Federal, al Frente Renovador y a los legisladores por San Luis de Unidad Justicialista. El bloque del FpV-P a través del diputado Guillermo Carmona, pidió desglosar la votación para poder sufragar aparte la autorización a Caputo, pero Cambiemos se opuso.

La presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, Cornelia Schmdt-Liermann (PRO) buscó aclarar que "el cónsul honorario no goza de inmunidad ni privilegios personales", a lo que Carmona respondió que no era cierto debido a que "por la Convención de Viena de 1967, los cónsules honorarios cuentan con privilegios e inmunidades".