El obispo de Quilmes y presidente de Cáritas, Carlos Tissera, afirmó que "el hambre es una realidad y nos avergûenza", y consideró que esta problemática "es una factura a toda la dirigencia" del país.

"Hay que remitirse a la realidad. Es una realidad que nos avergûenza y los motivos los sabemos. Estamos en Argentina, no en un lugar donde Dios no nos haya privilegiado con la producción de alimentos básicos. Es una factura a toda la dirigencia cómo no hemos podido sortear esto que es comer", dijo Tissera en declaraciones a El Destape Radio.

En ese marco, celebró que el Senado haya aprobado por unanimidad y convertido en ley la prórroga de la Emergencia Alimentaria hasta 2022 y la ampliación del monto a distribuir por el Gobierno nacional. "Está muy bien porque primero hay que vivir. Ojalá entonces se vayan habilitando medios para que llegue pronto y después tiene que haber un consenso para que no nos vuelva a pasar que estemos en pleno siglo XXI hablando de cómo vamos a proveer la mesa de los argentinos", indicó.

"Lo primero es la comida y hay que garantizar esto. Y eso va de la mano del trabajo y la producción", planteó el obispo.