La líder de la Coalición Cívica y fundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, cruzó duro al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, con quien mantiene una publica enemistad. Mientras la reelecta diputada, celebraba como una victoria propia la detención de Julio De Vido, aprovechó para enviarle a través de un programa televisivo una dura advertencia al supremo juez. “No hay acuerdo de impunidad, ni dentro de Cambiemos ni fuera de Cambiemos”, señaló la chaqueña que denunció estar recibiendo presiones por parte del magistrado.

“Que le quede claro al presidente de la Corte que está ejerciendo demasiadas presiones para cerrar su juicio para buscarse impunidad, y yo no lo voy a hacer. Y le quiero decir a la sociedad argentina que rechace las presiones del presidente de la Corte a través de funcionarios sobre mi persona porque si no voy a denunciar todo”, advirtió con dureza.

Carrió sostuvo que no tiene pensado por el momento avanzar contra el presidente de la Corte, a quien en su momento denunció en pleno recinto de manejar el comité de inversiones del Consejo de la Magistratura como un “agujero negro”.

“Yo no estoy apurada porque igual caen”, dijo en un mensaje que también iba dirigido a la Casa Rosada, donde Carrió sospecha que lo sostienen.

“Lo que no quiero es que se garantice la impunidad de nadie”, disparó. Y enseguida se dirigió directo a su enemigo: “No involucre a los demás jueces de la Corte que no están, así que le digo a Lorenzetti deje de presionar porque la única comisión a la que pertenezco es la de juicio político”.

“Usted está presionando a toda la política para tener impunidad”, arremetió.

“Usted puso al decano de peritos de la Corte que hizo la pericias de la autopsia trucha de (el fiscal) Nisman esa noche, así que vaya que si tengo causales”, continuó.

“Quédese quieto en su lugar, sea presidente de la Corte y deje de presionarme, porque a mí no me presiona nadie, ni Alfonsín, ni Macri ni nadie. Pero es el presidente de la Corte, así que, pare ya”.