Los gobernadores de todas las provincias comenzaron a analizar la nueva etapa de la cuarentena, y mientras muchos anunciaron que la mantendrán tal cual está, algunos estudian la posibilidad de flexibilizarla en algunas zonas y preparan los informes para entregar a la Jefatura de Gabinete nacional, luego de que así lo habilitara el Gobierno. 

Por ahora prima la cautela y, con pies de plomo, son pocos los gobernadores que planean proponer aperturas en algunas actividades o regiones. Analizan qué hacer en los municipios en los que no hay casos, pero creen que pudo haber personas con el virus que fueron asintomáticas.

El presidente Alberto Fernández encomendó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ser el vínculo con cada gobernador para la evaluación de los pedidos y el funcionario tendrá la posibilidad de "exceptuar la prohibición de circular al personal afectado a determinadas actividades y servicios o a las personas que habiten en áreas geográficas específicas y delimitadas".

La totalidad de los gobernadores mantiene su respaldo al aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el jefe de Estado, que se renovó hasta el 26 de este mes, aunque algunos tienen previsto solicitar que se reabran algunas actividades para mitigar la caída económica, sobre todo en pueblos o zonas de sus provincias donde se registran pocos casos de coronavirus, o incluso ninguno.

En ese marco, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, adelantó que "en los 58 distritos bonaerenses en los que no hay casos de coronavirus se podría trabajar algunas modificaciones" respecto al aisalmiento dispuesto por la Nación.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, sostuvo que para que las empresas puedan retomar el trabajo deben ser verificadas por las delegaciones del ministerio de Trabajo o los municipios y comunas.

"Se van a hacer los controles con los municipios y comunas que han sido habilitados para ayudarnos en esa tarea. Si alguien ha habilitado su establecimiento sin haber presentado la declaración jurada, vamos proceder a interrumpir el suministro eléctrico del establecimiento que esté funcionando sin autorización", comentó el mandatario santafesino.

Por su parte, su par de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, anticipó que se mantendrá el cierre de fronteras provinciales y se dispondrán anillos sanitarios según la circulación del virus.

Los anillos sanitarios diseñados por su gestión se disponen según el riesgo que represente cada zona de San Luis en cuanto a su densidad poblacional y a los casos de coronavirus registrados: el anillo rojo representa "peligro máximo", el naranja "alto" y el amarillo "moderado".

"Las personas que deseen salir podrán hacerlo pero deberán cumplir la cuarentena al regresar, como en el caso de los argentinos que vuelven del exterior", detalló Rodríguez Saaá, sobre la próxima etapa del aislamiento, en la que además los comercios comenzarán a vender sólo a personas respetando la numeración par o impar de su DNI.

Por otra parte, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, dispuso que su provincia "continuará con la cuarentena y no pedirá excepciones al Gobierno nacional", según se indicó en la cuenta oficial de Twitter del Ejecutivo cordobés.

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, una de las tres provincias sin casos de coronavirus registrados, remarcó que no se va a "mover de lo que se ha decretado" a nivel nacional y enfatizó: "No vamos a hacer ningún pedido de levantamiento de la cuarentena en la provincia".

"La mayoría de los gobernadores y yo pensamos en la línea del Presidente, tenemos que cuidar la salud", sostuvo Jalil en declaraciones radiales.

Y, sobre la situación sanitaria en su provincia, agregó: "Hemos tomado unas medidas anticipadas. Hace 20 días hemos puesto el barbijo como uso obligatorio. Es muy probable que hayamos tenido asintomáticos pero entre todos logramos controlarlo".

Por su parte, el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, compartió la postura de Jalil, y anticipó: "Por ahora no vamos a pedirle al Presidente flexibilizar la cuarentena, dejamos todo como está".

"No tenemos circulación local del virus en La Pampa", detalló el gobernador, quien además destacó que Alberto Fernández "está poniendo a la gente antes que cualquier otra cosa".

En tanto, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, manifestó que en su provincia desde antes del inicio de la cuarentena obligatoria se encuentran en emergencia sanitaria, porque la misma la tuvieron que decretar por el dengue.

"En declaraciones a radio Rivadavia, el gobernador misionero sostuvo que no hay circulación viral en la provincia y remarcó que "desde hace una semana se decidió que el uso de barbijo sea obligatorio para todos" en la provincia.