Gremios aeronáuticos confirmaron hoy el paro de mañana que afectará los vuelos de cabotaje e internacionales del grupo Aerolíneas, mientras el presidente de la compañía dijo que es “absurdo y ridículo” y el gobierno fustigó la actitud de la dirigencia sindical.

La huelga en reclamo de una mejora salarial del 26% para 2017 fue dispuesta el jueves por cinco gremios aeronáuticos, tras rechazar la propuesta de la compañía en una negociación paritaria en el ministerio de Trabajo.

El secretario de Prensa de la Unión del Personal de Seguridad Aeronáutico (UPSA), Marcelo Uhrich, confirmó hoy la medida de fuerza que desde la hora cero de mañana afectará los vuelos de cabotaje e internacionales de Aerolíneas Argentinas y Austral.

“El paro está confirmado, va a ser muy difícil (que se suspenda) salvo que haya un llamado hoy ministerial o del Ejecutivo con una negociación superadora”, dijo Uhrich en declaraciones a radio Continental.

A pesar de que la huelga comenzará a la hora cero, durante la jornada se produjeron unas 50 cancelaciones de vuelos que debían partir hoy del Aeroparque Jorge Newbery y el aeropuerto internacional de Ezeiza.

Según estimó la compañía aérea, mañana habrá complicaciones en alrededor de 330 operaciones de cabotaje, regionales e internacionales.

El referente gremial de UPSA justificó la medida de fuerza en el rechazo a la propuesta de un incremento salarial del 16% con cláusula gatillo, más un bono no remunerativo, y atribuyó su confirmación a la “intransigencia” y la “actitud cerrada y de no hacer oferta superadora” de la compañía aérea.

“Nosotros pedimos que se reponga el salario de acuerdo a la inflación. Pedimos un 26%, y entre un 24 y 25%, estaríamos cerrando”, sostuvo.

El vocero gremial advirtió, además, que no se descarta que haya una “parálisis total en la actividad aerocomercial” si no se llega a un acuerdo en las futuras negociaciones paritarias que tienen las otras compañías aéreas.

En tanto, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mario Dell’Acqua, expresó su rechazo a la medida de fuerza gremial y estimó que “unas 30.000 personas se verán afectadas” por el paro de los gremios aeronáuticos.

“Era un paro de un día, pero empieza hoy a la noche y termina recién el miércoles a media mañana cuando terminen de llegar los vuelos internacionales. Es absurdo y ridículo”, aseveró.

En declaraciones a radio Continental, Dell’Acqua defendió la propuesta de un incremento del 16% con cláusula gatillo y 4 puntos más.

“Es el resultado de pasar a remunerativo lo que se dio el año pasado, implica que se van a llevar en la mano un promedio del 20%. Es mucho más razonable”, afirmó.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que el gobierno respalda “plenamente la gestión de Aerolíneas” y advirtió que “va a ser descontado el día de paro” al personal aeronáutico que mañana adhiera a la medida de fuerza.

“También sabemos que no todos los trabajadores se sienten representados por esa actitud (gremial)”, sostuvo, y agregó: “Tienen algunos dirigentes con una actitud muy contraria no sólo a Aerolíneas, sino a que todos los argentinos se conecten”.

El paro de 24 horas fue convocado por la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), la Unión del Personal Superior de Empresas Aeronáuticas (UPSA) y la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA).

A raíz del paro, Aeropuertos Argentina 2000 sugirió a los pasajeros de Aerolíneas Argentinas y Austral con tickets de vuelos para mañana que se comuniquen con esas empresas antes de concurrir al aeropuerto o consultar en la web el estado de las reprogramaciones.