La vicepresidenta Cristina Kirchner pidió este lunes "dejar la pandemia afuera de la disputa política" y reclamó que los países que "acaparan vacunas" sean solidarios y las envíen al resto del mundo, al participar este lunes de la inauguración de un nuevo edificio del Hospital de Niños de la Plata junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Cristina recordó que fue en ese mismo hospital que se vacunó a mediados de los años 50 contra la poliomelitis en medio de la epidemia de esa enfermedad que sufría la Argentina, y rememoró la grieta que dividía al país en ese entonces entre peronistas y antiperonistas.

Sin embargo, destacó que a sus padres "nunca se les ocurrió decir que no me iba a vacunar contra la Sabin oral (polio)", y rechazó a quienes piensan en no inmunizarse contra el coronavirus por su postura política frente al Gobierno.

En ese sentido, criticó la postura de una oposición "irracional" y sin motivaciones concretas, a la que comparó con la invasión del Capitolio estadounidense por parte de seguidores de Donald Trump en enero pasado. 

"Hay cosas que tenemos que ponernos de acuerdo entre oficialistas y opositores. No podemos discutir si el sol sale por el este o por el oeste, porque es así, y no podemos discutir si la vacuna tal o cual sirve o no sirve". 

"Dejemos la vacuna y la pandemia afuera de la disputa política", reclamó, y pidió "un acuerdo tácito en la sociedad de dejarle el tema a los médicos". "No pongamos en duda la ciencia", insistió, en una de las primeras veces en las que se refiere directamente a la situación de Argentina frente a la pandemia.

La vicepresidenta destacó que este lunes el país llegó a obtener 20 millones de vacunas en total, y criticó que algunos países acaparen hasta "ocho vacunas por habitante" mientras que otros están luchando por conseguirlas. "¿No sería mejor que todos los argentinos unidos le pidamos a esos países que sean solidarios y por favor le envíen esas vacunas al resto del mundo que todavía le falta?", expresó. 

"Podemos tener diferencias, pero (tenemos que) sentarnos a discutir sobre cuestiones concretas, buscando soluciones y no buscando divisiones", señaló.

El elogio a la campaña de vacunación bonaerense

Además, la ex presidenta destacó la campaña de vacunación contra el covid-19 en la provincia de Buenos Aires, de la cual participan más de 21.000 jóvenes, "muchos de ellos ad honorem".

"Son jóvenes que luchan por la libertad, pero no por la libertad propia, sino por la de los demás, que es la mejor libertad. Porque libertad para mí y que se jodan los demás no es libertad. La verdadera libertad va a ser cuando estemos todos vacunados", señaló.

"Con la vacuna vamos a salir. Vamos a vacunar a todos los argentinos y argentinas y vamos a volver a ser felices", cerró Cristina.

La reforma del sistema de salud

También recordó el revuelo que se armó la última vez que habló en La Plata, en diciembre pasado, cuando pidió reformar el sistema de salud, y volvió a reforzar la idea. 

"Dije que esta podía no ser la última pandemia, y que por lo tanto tenemos que repensar el sistema de salud", expresó, y pidió "un sistema integrado entre los tres subsistemas que existen: público, de obras sociales y de prepagas". 

"¿No está hoy integrado el sistema (de salud) a la fuerza porque las prepagas no saben dónde colocar a la gente y los hospitales públicos mandan (pacientes) a los privados?", se preguntó.

La inauguración del nuevo edificio del Hospital de Niños de La Plata

Cristina reconoció que la obra comenzó a hacerse durante el gobierno de María Eugenia Vidal, pero que fue decisión de Kicillof seguirla, y apuntó contra la ex gobernadora por nunca inaugurar obras casi completadas en La Matanza, Esteban Echeverría y Cañuelas

También destacó la inauguración que hizo Alberto Fernández el último viernes de un ciclotrón en el Instituto Roffo de oncología, y criticó a la anterior gestión por haberlo dejado en Bélgica, sin importarlo aun cuando ya había sido adquirido, pagando derechos de depósito durante años. "Los políticos no son todos iguales", reflexionó la ex mandataria. 

La palabra de Kicillof

Previo al discurso de la vicepresidenta, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, pidió a la oposición que “dejen de sembrar odio por los canales de televisión” y sostuvo que si “quieren actuar en forma responsable ayuden con algo: consigan vacunas o anótense como voluntarios”.

Además, calificó como “una vergüenza” que el Gobierno de Cambiemos no haya finalizado las obras en los hospitales que se habían iniciado durante la gestión presidencial de Cristina. “Esta obra se planteó en el 2010, pero en agosto de 2019 se paralizó", sostuvo el gobernador y recordó otras situaciones similares ocurridas en otros hospitales durante la gestión macrista.

"Era una deuda inmensa" mejorar las "instalaciones y la precariedad edilicia" del edificio en el Hospital de Niños de La Plata, expresó.