"No hay argentino más impune que Mauricio Macri. Espero que algunos argentinos y argentinas se den cuenta", afirmó este lunes la vicepresidenta Cristina Kirchner.

De este modo, rechazó la orden de la Cámara Federal de no realizar un análisis del teléfono del ex presidente que había pedido la jueza María Servini de Cubría en el marco de la causa que investiga supuestas presiones al Grupo Indalo.

Cristina Kirchner cargó directamente contra los jueces federales Bruglia e Irurzun que integran la Sala II de este órgano judicial y resolvieron frenar la pericia: "Los jueces Martín Irurzun (el de la doctrina de las prisiones preventivas para los opositores de Macri) y Leopoldo Bruglia (el trasladado flojo de papeles, sin acuerdo del Senado y sin prestar juramento de Ley) acaban de consagrar una vez más la impunidad para Mauricio Macri", afirmó en su cuenta de Twitter.

En ese sentido, consideró que "la prueba solicitada iba a demostrar la existencia de la mesa judicial macrista y su articulación con los servicios de inteligencia y con distintos miembros del Poder Judicial de la Nación para perseguir opositores y apoderarse de empresas ajenas".

El peritaje en cuestión había sido ordenado por Sevini de Cubría sobre los teléfonos de Macri entre el 1 de enero del 2016 y el 31 de agosto del 2019, pero Irurzun y Bruglia consideraron que se trataba de un período excesivo de tiempo que supera "los límites que razonablemente permite el objeto" de la investigación, por lo que desestimaron la orden de la jueza.

Una semana después del lanzamiento por parte del oficialismo de la reforma judicial, que busca introducir cambios en la justicia federal y en la Corte Suprema y que fue duramente criticada por la oposición, la vicepresidenta cargó contra la actuación de "los jueces" contra su propia persona: "Estos son los jueces y esta es la oposición que hablan de impunidad señalando con el dedo al Gobierno y al Frente de Todos. ¿A nosotros con la impunidad? Allanaron mis casas, rompieron paredes, se llevaron objetos personales, me citaron a indagatoria 8 veces en un día", recordó.

"Máximo tenía razón: en ningún lugar del mundo Macri va a tener más impunidad que en la Argentina. El Poder Judicial argentino se la garantiza", añadió sobre el ex mandatario que actualmente se encuentra de viaje en Francia.

Además, afirmó que se trata del "mismo Poder Judicial" que "garantizó la impunidad" de Macri en causas como la de contrabando de autos, unos veinte años atrás y la de escuchar ilegales, cuando era jefe de Gobierno porteño.

De este modo, la vicepresidenta volvió a opinar en las redes horas después de anunciar que demandó a Google por haber aparecido en su motor de búsqueda denominada como "Ladrona de la Nación" en mayo pasado.

La investigación de Servini de Cubría

La investigación que lleva adelante Servini buscar determinar si existieron presiones para torcer la línea ideológica del  Grupo Indalo y eventualmente apoderarse de la empresa de Cristóbal López y Fabián De Sousa.

Ante la queja de las defensas, la Cámara le pidió a la magistrada que delimite "los momentos que, a su modo de ver, resulten relevantes" para la causa que investigue.

"Corresponderá que emita un nuevo pronunciamiento donde se limitan los alcances de la medida de prueba a los espacios de tiempo que se ciñan estrictamente a los momentos a su modo de ver relevantes según la hipótesis fijada en el caso", sostuvo la Cámara Federal.

En paralelo, Martín Coste, ex jefe de Contrainteligencia de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) de la gestión Cambiemos, imputado este miércoles en la causa que investiga el espionaje ilegal contra la actual vicepresidenta y el Instituto Patria, reveló que, tanto Macri como los ex jefes de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani; y el ex jefe de Gabinete Marcos Peña tenían teléfonos secretos especialmente diseñados por el organismo de inteligencia.