El triunviro cegetista Pablo Moyano y una comitiva gremial afín al ala K del Frente de Todos se reunió con la vicepresidenta Cristina Fernández en el Senado de la Nación. El encuentro se concretó en horas donde, además de los cambios de funcionarios que determinó el ingreso de Sergio Massa al gabinete nacional, la CGT se prepara para definir los perfiles de la marcha del miércoles 17.

Un reclamo que el camionero y su Frente Sindical (Fresimona) promovieron y sostienen en el marco de un debate interno en Azopardo. De la charla participaron además el secretario general de Curtidores Walter Correa, referente de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), el canillita y legislador bonaerense Omar Plaini y el adjunto cegetista Mario “Paco” Manrique (Smata).

“Se conversó sobre la situación que está atravesando el país y la actualidad de los trabajadores”, sintetizaron fuentes del Fresimona. En efecto, la cuestión incluyó la marcha del miércoles del 17 donde ese núcleo, la CFT y otros sindicatos consideran que hay motivos más que suficientes para realizarla “y ninguna razón para levantarla”, como proponen algunos gremios dentro de Azopardo.

“La situación de los asalariados y asalariadas se tiene que expresar con la CGT en las calles”, un tópico que incluye el constante reclamo kirchnerista para otorgar incrementos de salario generalizados o bonos, más allá de la dinámica paritaria en la emergencia, tesitura que el sector dominante de la CGT no comparte.

"Todos adentro"

"Hoy más que nunca tenemos que marchar", reiteraron desde los sindicatos más cercanos al kirchnerismo. Como publicó BAE Negocios la reunión de los sindicalistas y la vicepresidenta, también se enfoca en sumar respaldo a Sergio Massa, a quién Moyano consideró en las últimas horas como “la última esperanza” de que el oficialismo robustesca sus pretensiones electorales en 2023 como también el mensaje que les transmitió Cristina Fernández a las huestes sindicales afines, una vez decidida la inclusión de Massa al elenco gubernamental.

La definición de la Vicepresidenta fue tajante: "Ahora todos al chiquero, de esta salimos todos o no sale nadie". Tal precepto tiene plena vigencia pero no incluye, el negar la realidad de los trabajadores y trabajadoras.

Una concepción que a través de declaraciones radiales graficó Omar Plaini hace algunas horas: "no hay espacio para ningún cheque en blanco, a lo sumo uno a 45 o 60 dias"