El flamante titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Felix Crous, aseguró que no hará "persecución política" desde la entidad que comandará, en tanto que sostuvo que no le "corresponde ni interesa" opinar sobre la gestión de Laura Alonso.

"Me autoimpuse no hacer consideraciones ni tener opiniones sobre la gestión de Laura Alonso. No me corresponde ni me interesa. Estuvo en el ojo de la tormenta, eso es evidente", manifestó sobre su antecesora, quien ese eje de fuertes críticas de parte del actual oficialismo.

Crous se autodefinió como "un hombre de izquierda con orientación marxista" y reveló que votó a Alberto Fernández en las últimas elecciones. "Nunca he tenido vicios como el gorilismo", expresó el funcionario en declaraciones a Radio La Red.

"Tendré total autonomía para hacer mi trabajo. Me tranquiliza que Alberto Fernández diga que yo no me enamoraría de él", afirmó, al tiempo que remarcó que "la Oficina Anticorrupción sigue vinculada a la autoridad del Presidente".

"Seguramente encontraré muchas cosas bien hechas y otras que serán reperfiladas para que quede claro que no haremos persecución. La persecución a opositores ha envilecido al Poder Judicial. La idea es hacer las denuncias que haya que hacer sin perseguir", subrayó.

El actual titular de la OA participó como fiscal en los Juicios por la Verdad sobre la represión durante la última dictadura y realizó la denuncia que originó la causa contra el capellán de la policía bonaerense, Christian Von Wernich.