La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) lleva a cabo su Cumbre de Presidentes en México, en la que participaron representantes de los diferentes países que la conforman. En ese marco, el subsecretario para América Latina de Argentina, Juan Carlos Valle Raleigh, adelantó que el país se postuló para estar al frente del grupo intergubernamental

"Del compromiso entre nuestras naciones surgen mejoras para todos. Con este espirito Argentina ha presentado su postulación para ejercer la Presidencia Pro Témpore en 2022 de la CELAC, que cuenta con amplio apoyo de los países que la componen", expresó el funcionario. 

El anuncio se dio luego de que el saliente canciller argentino, Felipe Solá, se enterara que había sido desplazado de su cargo por su sucesor, Santiago Cafiero, tras el rearmado de Gabinete del presidente Alberto Fernández

Según trascendió, el exjefe de Gabinete llamó a Solá para comunicarle la noticia y eso generó que se bajara de la cumbre, dejando como representante nacional a Valle Raleigh. 

Cruces entre Nicaragua y Argentina en la Celac

El comunicado del secretario argentino no tuvo un buen recibimiento en Nicaragua, que anunció que no apoyará la presidencia Presidencia Pro Témpore de Argentina al catalogarla de tener una actitud "agresiva y vergonzosa", según indicó en una carta firmada por su canciller Denis Moncada

El Gobierno nicaragüense había asegurado previamente que el Estado argentino "se convirtió en instrumento del imperialismo norteamericano, subordinándose a sus intereses hegemónicos" y, por lo tanto, no votará a favor de que encabece la presidencia de la Celac. Así, acusó al país de complotarse con Estados Unidos en su contra. 

Ante el descargo, el reemplazante de Felipe Solá rechazó rotundamente "todos los términos de la intervención" del canciller de Nicaragua y catalogó a sus dichos como "absolutamente falsos". En ese sentido, remarcó que la política exterior de Argentina siempre fue "la no injerencia", por lo que desde el ministerio bregan por que "cada país encuentre su camino". 

De todas formas, el funcionario argentino demostró su acompañamiento con el reclamo de liberación a los políticos opositores al Gobierno de Daniel Ortega -origen del cuestionamiento inicial-, emitido por Michelle Bachelet, quien es la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.