Comunidades educativas y gremios docentes de la Ciudad aseguraron este miércoles que "son muy pocos" los alumnos que respondieron a la convocatoria del Ministerio de Educación porteño para el regreso presencial a clases y aseguraron que la baja concurrencia se debe a la "falta de garantía de las condiciones de higiene" en las escuelas que llevó, en casos como en el colegio Mariano Acosta, a suspender las actividades.

La denuncia apunta al plan oficial de "revinculación" escolar, que puso en marcha a mediados de mes la cartera educativa que dirige la ministra Soledad Acuña y que, en una primera etapa, contempló la vuelta de quienes finalizan la primaria y la secundaria y que, desde la semana próxima, incluirá a los niños y niñas que terminen el nivel inicial.

Los gremios docentes UTE y Ademys, así como madres y padres de alumnos afectados a esta etapa del plan, indicaron a Télam que en muchas escuelas no recibieron el kit de insumos de limpieza e higiene requeridos por el protocolo sanitario para prevenir contagios de coronavirus.

Los afiches que rechazan la vuelta a clases presencial

Además, afirmaron que suman al menos cuatro casos de coronavirus entre trabajadores de la educación desde el inicio del proceso de retorno a la presencialidad y precisaron que los contagios se registraron tres en un mismo establecimiento de enseñanza técnica de Barracas y el más reciente en una escuela primaria de Flores.

En diálogo con Télam, Angélica Graciano, secretaria general de UTE, aseguró que "es muy grave lo que está ocurriendo en las escuelas donde no llegan los elementos de seguridad y de limpieza necesarios, lo que hace que las familias no quieran mandar a los chicos porque no se cumplen las medidas sanitarias".

"El alcohol en gel llega en botellas de agua mineral, no funcionan los termómetros, no hay recambio de barbijos, tampoco hay camisolines ni zapatos de protección", detalló la representante de los docentes entre las irregularidades que observan desde el gremio, y agregó que "para Horacio Rodríguez Larreta y la ministra Acuña no valen nuestras vidas".

Por su parte, Amanda Martín, secretaria general de Ademys, explicó que "rechazamos la apertura de las escuelas por prematura y porque es una exposición innecesaria al virus en un momento en que no están dadas las condiciones epidemiológicas, y tampoco las vinculadas a la situación de higiene en las escuelas donde no llegaron los kits de limpieza".

"Las familias no están enviando a los chicos a las escuelas por temor y de acuerdo a nuestros relevamientos, los números de concurrencia son muy bajos ya que de los nueve alumnos previstos para cada una de las burbujas, hay casos donde solo van dos o tres", precisó.

Amanda Martín denunció la falta de insumos

En tanto, esta mañana, miembros de la comunidad educativa de la escuela Mariano Acosta, del barrio de Balvanera, se reunieron en la puerta del establecimiento, en Urquiza al 200, para acompañar la decisión del personal docente y no docente de no realizar las actividades debido a la falta de los insumos de limpieza.

Roxana Villareal, mamá de una alumna de séptimo grado, dijo a Télam que "este miércoles no se empezó con las actividades que se propusieron desde el Gobierno porteño porque no se dieron las garantías mínimas de las condiciones de limpieza y seguridad, la que compromete la salud de los niños y docentes".

Desde la cartera educativa porteña indicaron a Télam que el 20 de octubre "un equipo del Ministerio, con previo aviso, fecha y hora acordada con la casera del establecimiento, se hizo presente en la escuela para entregar los kits que marca el protocolo. Sin embargo, la entrega no pudo completarse porque nadie respondió a la puerta".