La Legislatura debate la autorización a un negocio inmobiliario que busca construir un exclusivo barrio con edificios "de lujo" de diez pisos donde funcionó el complejo de convenciones Costa Salguero, así como convenios urbanísticos para elevar el máximo de altura permitida para futuras construcciones en predios de Puerto Madero, Villa Crespo y Palermo. Ambos proyectos fueron presentados por el gobierno porteño.

Diversos sectores salieron a denunciar que la iniciativa del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, tiene el objetivo de "privatizar" 17 hectáreas de dominio público donde funcionaba Costa Salguero y que, por culpa de esto, se va "impedir el libre acceso a la costa" del Río de la Plata.

La sesión comenzó a las 11:30 con modalidad mixta, con diputados en el recinto y otros en modo virtual, y los proyectos se debaten de forma paralela. Se requiere de al menos 31 votos para que sean aprobados.

Para autorizar la construcción de un "barrio náutico" en el predio donde estuvo Costa Salguero se deberá reformular la actual zonificación de los terrenos de dominio público que suman unas 17 hectáreas, en el caso de Costa Salguero, al igual que otras 14 hectáreas de un predio lindante, separado por la desembocadura del colector del arroyo Maldonado, donde estuvo Punta Carrasco.

Esas dos parcelas forman parte del denominado "Distrito Joven" que se extiende a lo largo de la Costanera Norte y fueron autorizadas a ser vendidas por el Gobierno porteño tras la caída de las concesiones que allí regían, a través de una ley de diciembre del año pasado.

Además, la norma por la cual se autorizó al gobierno porteño a vender las parcelas obligaba a llamar a un concurso nacional para definir el proyecto urbano a desplegar en ese espacio, el cual ya fue seleccionado. El proyecto prevé la construcción de un conglomerado de diez edificios de hasta diez pisos de altura, con calles internas y un espacio verde.

La oposición y organizaciones de arquitectos y de defensa del patrimonio aducen el incumplimiento del artículo 8 de la Constitución local, que dice que "los espacios que forman parte del contorno ribereño de la Ciudad son públicos y de libre acceso y circulación".

Incluso, se convocó a una manifestación afuera de la Legislatura porteña por parte de agrupaciones de izquierda como el MST-FIT Unidad. "Larreta busca aprobar hoy en la legislatura, la privatización de Costa Salguero. Con pandemia o sin pandemia, los intereses que defiende son los mismos, los de los especuladores inmobiliarios. Las miles de personas sin vivienda no les importan", criticó Alejandro Bodart, dirigete del MST.

"¿Por qué un espacio que según la Constitución tiene que ser un gran parque público tiene que destinarse a viviendas de lujo? Larreta quiere vender Costa Salguero. Quiere una ciudad con más cemento, más sequías y más inundaciones. #NoVendanLaCostanera!", sumó la diputada nacional del Frente de Todos Gabriela Cerruti, al compartir un video en el que explica las "graves consecuencias ambientales" del proyecto y el bloqueo del acceso al río para la ciudadanía en general.

También desde el Frente de Todos, el legislador porteño Javier Andrade consideró que "se pretende consolidar el primer emprendimiento de lujo de cara al río, cercenando la posibilidad del acceso al mismo".

En tanto, desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) también rechazaron la privatización y concesión de esas tierras, ya que van a impedir el libre acceso a la costa y a generar una barrera que va a obstaculizar la visual del río.

"La Costanera pertenece a la ciudadanía porteña, no debe quedar en manos privadas para negocios inmobiliarios", señaló el titular de la ONG, Jonatan Baldiviezo, en una petición publicada en la plataforma Change.org (Change.org/NuestraCostanera), que hasta el momento juntó unas 6.500 firmas para frenar el proyecto.

Los diputados suman al debate la ratificación por parte de la Legislatura a tres convenios urbanísticos firmados por la gestión de Larreta con desarrolladores inmobiliarios. La intención es cambiar la zonificación de polígonos situados en los barrios de Puerto Madero, Villa Crespo y Palermo que pertenecen a privados y obtener, a modo de contraprestación, el ingreso a las cuentas del Estado de 6 millones de dólares para destinarlos a los gastos de la pandemia del coronavirus.