Aún antes de conocerse la letra del decreto que habilita la acción de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interior, en el Congreso estalló el debate en torno a si resulta imprescindible modificar legislación para habilitar los cambios. Desde el oficialismo, señalaron ayer que pretenden poner en marcha los cambios sin la participación del Congreso.

El vicepresidente de la Comisión de Defensa de la Cámara baja, Carlos Fernández ( UCR), aclaró que las modificaciones anunciadas por el presidente Mauricio Macri para las Fuerzas Armadas "no tocan las cuestiones centrales" ya que "no se modifican ni la Ley de Defensa, ni la Ley de Seguridad".

Para el diputado oficialista se trata de "un cambio en el decreto reglamentario del año 2006", dispuesto por el entonces presidente Néstor Kirchner. Ese decreto "tiene que ver con lo que se denominan agresiones externas, que es un tema a esta altura del partido casi menor, porque es una cuestión de Estado", sostuvo Fernández a Parlamentario.com. El legislador bonaerense recordó que el decreto reglamentario de la Ley de Defensa establecía "un límite tan tajante" que la única forma de intervención de las Fuerzas Armadas ante una agresión externa era si se producía a través de un ejército de otro país.

"La realidad es que hoy el contexto ha cambiado enormemente y hay agresiones externas que no necesariamente son de un ejército regular", argumentó. Un ejemplo en ese sentido podría ser el ataque a la AMIA, o más cerca en el tiempo "lo que acaba de suceder ahí en la Triple Frontera con un cartel de droga de Río de Janeiro, que tomaba prácticamente la ciudad completa".

"Por otro lado lo que hay es apoyo logístico de las Fuerzas Armadas a las fuerzas de seguridad. De hecho, es el mismo argumento utilizado para hacer los operativos Fortín I, Fortín II y el Escudo Norte, durante el kirchnerismo, por lo tanto ahí no hay ningún cambio", sostuvo, por lo que analizó que lo que se hace es "reeditar lo que ya se había hecho".