Los sindicatos que conforman el frente docente de la Provincia de Buenos Aires (FUD) se mantienen en tensa vigilia tras la confirmación de la gobernadora María Eugenia Vidal para no incluírlos en el pago del bono de $3.000, en 2 cuotas, a estatales "porque los docentes poseen claúsula gatillo que los preserva de la inflación", aseguró la mandataria provincial.

Para los gremios la gravedad de la crisis antes y después de las PASO, obliga a incluírlos ya que consideran que la cláusula de ajuste de paritarias no equipara la pérdida del poder adquisitivo que deriva de la inestabilidad económica. "Hay que lamentar que la gobernadora María Eugenia Vidal según lo confirma esta decisión, mantenga su encono contra los docentes", le resumió a BAE Negocios el titular de Udcoba, Miguel Díaz.

Como también remarcaron desde la Federación de Educadores Bonaerenses y el Suteba la "discriminación" queda clara en los números ya que si a los estatales, con los cuales negoció el adicional la Provincia, le pagarán un bono incluso al personal que gana hasta $38000 y los maestros, profesores y auxiliares perciben $20,000 o hasta 22,000, según la antigüedad, "el objetivo de este crédito es dejar afuera a los docentes", reclamó Díaz para acotar que "hay docentes que no llegan a $25.000 de acuerdo a la carga horaria que tengan".

En el FUD consideran que la situación es inaceptable y además de mantener el estado de alerta y movilización, como también concretar una audiencia oficial para la reapertura de paritarias 2019, no descartan decretar alguna medida de fuerza si es que la administración provincial no reconsidera su decisión, arista que no aparece probable de acuerdo a lo que ratificó Vidal en diversas entrevistas periodísticas.