En el Poder Ejecutivo nacional discutieron hasta último momento tanto los detalles del paquete de medidas económicas que hoy anunciará el presidente Mauricio Macri como el modo de comunicarlo. El contenido del mensaje apuntará a reducir los efectos de la inflación, que en marzo llegó al 4,7%, y fomentar el consumo, pero sobre todo tiene como objetivo revertir el mal humor social en medio del contexto electoral y alejar así los fantasmas de una derrota de la alianza Cambiemos en octubre próximo. Los encargados de brindar la letra chica serán los ministros Nicolás Dujovne, de Hacienda; Dante Sica, de Producción y Trabajo; y Carolina Stanley, de Salud y Desarrollo Social. .   

El formato será similar al de otras oportunidades. Tras una reunión de Gabinete en la Residencia de Olivos, cerca de las 9, el mandatario comunicará las ideas principales de lo que en la Casa Rosada les gusta llamar el "Gran anuncio", aunque restaba definir si lo haría en vivo o a través de un discurso grabado. En cualquiera de los casos, serán sus ministros los que expliquen los alcances de las medidas en materia económica y social en una conferencia de prensa, pautada para las 11.30. También estarán el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, y el director de la Anses, Emilio Basavilbaso. 

Macri comunicará las ideas principales de lo que la Casa Rosada llama el “gran anuncio”

Una hora y media antes de que Dujovne, Sica y Stanley brinden los detalles técnicos, la batería de medidas completas será publicada. Una posibilidad, según fuentes gubernamentales, es que la difusión se haga mediante Twitter o Facebook, sin embargo en Balcarce 50 evitaron dar precisiones sobre el modo en que sería divulgada la información.  

A lo largo de todo el día, después de varias marchas y contramarchas, los principales asesores de Macri desecharon hacer un acto para realizar los anuncios, que prometen trascender las fronteras de un simple acuerdo de precios. Si bien en el Ejecutivo nacional siempre fueron reticentes a las grandes convocatorias, esta vez, se evaluó citar a los gobernadores radicales de Cambiemos; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el mandatario porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para darle más potencia al evento. Finalmente, optaron por repetir el esquema de siempre. 

Desde la gobernación de la provincia de Buenos Aires señalaron que "la actual situación económica es delicada pero remontable" y que es "fundamental controlar el dólar y la inflación en los próximos meses". Un análisis similar hicieron en los últimos días en el Gobierno nacional, lo que de alguna manera contribuyó a apurar los tiempos para anunciar el combo de medidas tendientes a frenar la inflación y alentar el consumo, siempre dentro de los márgenes del "rumbo económico" actual y sin poner en cuestión el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional ( FMI).  

Macri, su jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el asesor político Jaime Durán Barba saben que, a estas alturas, la continuidad del gobierno de Cambiemos depende más del resultado de las políticas que aplicarán en los próximos días que de las desuniones de los dirigentes del PJ. Tal vez por eso, pusieron un empeño y cuidado extra en los modos de comunicar lo que consideran será su salvación en términos electorales.