Luego del tibio comunicado de Cancillería que lejos de condenar el golpe de Estado en Bolivia, llamó al hecho un "período de transición" abierto, el embajador argentino en ese país, Normando Álvarez García, consideró que  hubo una "interrupción del orden constitucional" y un "vacío de poder" tras la renuncia del presidente Evo Morales.

"En Bolivia hay una interrupción del orden constitucional que seguramente va a tener consecuencias, espero que no graves", expresó el funcionario en una entrevista con el canal TN y sostuvo que en el país vecino "hay un vacío de poder" que se traduce en informaciones cruzadas como las referidas a la supuesta orden de detención contra Morales.

Luego, en radio La Red señaló que para el Gobierno argentino, "no hay un golpe de Estado" en el país vecino y  se basó en que "no hubo un golpe como los acostumbrados" en América Latina. Además, comparó el proceso político boliviano con la crisis del 2001 y la huida del ex presidente argentino Fernando de la Rúa de la Casa Rosada: "No es parecido pero hay cosas similares a cuando fue la renuncia de De la Rúa".

El funcionario señaló que son los jefes de las fuerzas militares y policiales los que se mantienen en sus puestos y están a cargo de la situación, hasta que este martes la Asamblea Nacional defina las autoridades provisorias.

Sobre la violencia en Bolivia indicó que "todavía hay un poco de anarquía" y que "hasta anoche" se escuchaban detonaciones que no sabía si eran "bombas, disparos o cachorros, que son pequeñas dinamitas que no hacen mucho daño pero sí mucho ruido", y que continuaban "los saqueos, sobre todo en la zona sur de la ciudad, que es la más rica".

"Estamos en conversaciones con todos los embajadores. Están todos preocupados por la seguridad tanto de las embajadas como de las residencias", dijo el representante argentino.

Te puede interesar:

 

Ningún funcionario del Gobierno de Mauricio Macri salió a repudiar el golpe de Estado en Bolivia. Ayer, el canciller argentino, Jorge Faurie, remarcó que "los gobiernos de transición son una decisión de un pueblo para constituir un grupo de autoridades y llamar a elecciones", y evaluó que "el gobierno de transición es uno que llama a la elecciones para decidir la continuidad, y esto coincide con la recomendación de la OEA de que hubiera un nuevo acto eleccionario para validar la opinión del pueblo boliviano".

En un comunicado, Cancillería llamó a "la paz y el diálogo" pero tampoco se refirió a golpe: "Ante renuncia a su cargo como Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, anunciada hoy en la tarde, por Evo Morales Ayma, el Gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando importancia de encaminar este período de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país", dijo en el documento.