El Gobierno nacional tiene ya la vía libre para enviar al Congreso la que será su reforma más ambiciosa hasta el momento: la que buscará cambiar el mapa tributario del país. Y la Casa Rosada llegará, además, con victorias resonantes en varias provincias gobernadas por la oposición. Ya luego de las PASO, con resultados favorables en jurisdicciones opositoras, en el Ejecutivo ya exudaban confianza para poder negociar en una posición más cómoda con los mandatarios el tratamiento de esa ley en el Congreso. Un punto parece clave también para acelerar ese proyecto: buscará cambiar los impuestos que se recaudan a nivel nacional, mientras que el marco tributario provincial será discutido más adelante.

El texto busca eliminar regímenes especiales de ciertos impuestos y bajar cargas patronales

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne ya adelantó que la reforma impositiva será gradual: buscarán por un lado simplificar el mapa tributario (eliminar impuestos con recaudación mínima) y descartar regímenes diferenciados de algunos impuestos como IVA. “Queremos que con el proyecto los empresarios puedan planificar su horizonte de cash flow a cinco años”, explicaron desde el Palacio de Hacienda.

Un gravamen que el Gobierno tiene en la mira es el Impuesto al Cheque, que para el Presupuesto 2018, está previsto, el 70% de su recaudación será destinada a financiar al Anses. Los gobernadores, por su parte, apuntan a un reparto distinto de este impuesto para compensar el posible impacto de un cambio en el Fondo del Conurbano bonaerense. Otro objetivo que perseguirá la reforma será la baja en la carga tributaria de las contribuciones patronales.

La parte de la reforma impositiva que involucra a las provincias se tratará, según estiman en el Gobierno nacional, en un proyecto aparte, acordado con los gobernadores. La intención de la Casa Rosada es proponer a las provincias retrotraer las alí- cuotas de Ingresos Brutos a los niveles de 1993, el año en que se firmó el último pacto fiscal entre la Nación y las provincias. Para las provincias las modificaciones en este gravamen siempre tienen impacto en sus arcas, ya que en los últimos años la participación de ese impuesto en sus recaudaciones fue creciendo y promedia el 75%.

Otra reforma que impulsará el Gobierno nacional, aunque será implementada de otra forma, tiene que ver con la reducción del costo laboral. Para eso, el Ejecutivo eludirá cambios por la vía de un proyecto de ley, sino que propiciará, como ya lo ha hecho con diversos sectores, la firma de acuerdos entre cámaras empresarias y gremios para flexibilizar algunos aspectos de la relación laboral. Los principales pactos sectoriales de competitividad fueron rubricados por petroleros y fabricantes de autos y motos. Junto a la baja de aportes patronales, el blanqueo laboral, para incorporar trabajadores al sector formal, con beneficios impositivos, también tendrá lugar en el corto plazo en la agenda parlamentaria.

  • Publican EMAE y déficit del tercer trimestre

El Indec dará a conocer mañana un nuevo aumento del Estimador Mensual de la Actividad Económica registrado durante agosto, basado en la construcción, el sector fabril, y ahora el consumo. Ayudó al crecimiento global de la economía que la actividad industrial aumentará durante agosto el 5,1% en términos interanuales, con 10 de los 12 rubros industriales que cerraron con subas respecto a agosto del 2016, y con favorables expectativas tanto para la demanda interna como para las exportaciones hasta noviembre inclusive. El Ministerio de Hacienda, por su lado, publicará el resultado fiscal acumulado al tercer trimestre, anuncio suspendido la semana pasada.