Más de 20 mil efectivos de Fuerzas de Seguridad, aviones, barcos, artillería antiaérea, radares, paralización del Aeroparque e inhibición de drones son algunas de las medidas que implementará el Gobierno en el fuerte operativo que desplegará para custodiar la cumbre del G20 que se realizará el 30 de noviembre y el 1° de diciembre en el predio de Costa Salguero.

Esas dos jornadas serán el cierre de la Presidencia argentina del foro que reúne a la Unión Europea y los 19 países más industrializados: más de 10 mil personas estarán abocadas al encuentro, entre los 2.500 periodistas y los 7.500 miembros de las distintas comitivas y de la organización.

Con el objetivo de garantizar la seguridad de los mandatarios, el Gobierno organiza un fuerte dispositivo para pasar sin sobresaltos la Cumbre de Líderes.

En ese sentido, a mediados de julio el Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de ley para declarar el 30 de noviembre como feriado para la Ciudad de Buenos Aires por única vez, para así reducir al mínimo la circulación de gente y el tránsito en el distrito porteño.

La Casa Rosada espera que la iniciativa avance sin contratiempos y, además de ello, también viene definiendo los detalles del fuerte operativo de seguridad.

Liderado por Patricia Bullrich, el Comité de Seguridad del G20 reúne a los Ministerios de Seguridad, Defensa y Transporte, la Cancillería, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), las secretarías de Salud y Energía, así como también en determinados aspectos también está incluido en la mesa el Gobierno de la Ciudad.

Ese órgano mantiene una articulación con las provincias, la Justicia y el Ministerio Público Fiscal, quienes van a estar informados del dispositivo de seguridad: el presidente Mauricio Macri no estará ajeno y estará en "contacto permanente" con la ministra de Seguridad, indicaron fuentes oficiales a NA.

El operativo contará con la presencia de más de 20 mil efectivos de la Policía Federal, la Gendarmería, Prefectura, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía de la Ciudad, quienes estarán a cargo de los tres anillos de seguridad que rodearán al predio de Costa Salguero: los cortes de tránsito serán informados al público 30 días antes. 

Las Armadas'>Fuerzas Armadas estarán al frente del denominado "paraguas aéreo": la Fuerza Aérea lo hará con aviones y cinco radares (todos desarrollados o perfeccionados por el INVAP); el Ejército con unidades de artillería antiaérea; y la Armada pondrá sus buques en el Río de la Plata.

En los cielos la actividad se restringirá fuertemente: el Aeroparque Metropolitano permanecerá cerrado entre las 15 del jueves 29 de noviembre y las 22 del sábado 1° de diciembre, al igual que sucederá con El Palomar, San Fernando y Morón, así como tampoco podrán funcionar los aeródromos ubicados en un radio de 25 kilómetros.

A la vez, el Gobierno incorporó tecnología para inhibir los vuelos de los drones en la zona y habrá aviones AWACS para detectar vuelos de baja cota, precisaron a Noticias Argentinas fuentes al tanto del operativo de seguridad.

El Aeropuerto Internacional de Ezeiza estará abierto, pero el Gobierno ya advirtió que por la llegada de los mandatarios el funcionamiento "no será normal": en tanto, los vuelos sanitarios en la región custodiada tendrán un protocolo especial.

Buques de varios países participantes del G20 estarán desplegados en aguas internacionales para dar su apoyo en la radarización.

El Río de la Plata será custodiado por unas 23 unidades de distinto tipo de la Prefectura, entre barcos, lanchas y motos de agua.

El operativo de seguridad marcará un hito en la historia del G20: por primera vez habrá equipos de protección QBNR (Química, Biológica, Nuclear y Radioactiva), a cargo de la Gendarmería.

En el Gobierno resaltan la magnitud del dispositivo, así como también el intercambio en materia de seguridad con los distintos países: "Tanto el equipamiento que se recibió, como el aprendizaje quedan para el futuro", celebraron las fuentes oficiales consultadas.

Algunas de las donaciones que recibió la Argentina para el operativo de seguridad fueron vallas especiales y motos protocolares, así como el sistema de inhibición de drones y la capacitación otorgada a los uniformados.