En sintonía con lo dispuesto por el Gobierno nacional, la Corte Suprema de Justicia acordó brindar licencias excepcionales con goce de sueldo para todos aquellos funcionarios judiciales que regresen a la Argentina desde países con focos de coronavirus.

A partir de una acordada firmada esta mañana, todo aquel magistrado y funcionario judicial que regrese al país desde zonas en que están presentes los casos de coronavirus "en los términos de la resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social" deberá tomarse licencia por dos semanas.

El Gobierno recomendó a personas que provengan del exterior del país, sobre todo de China, Corea del Sur, Japón, Irán, Europa y Estados Unidos que se tomen un período de 14 días. Para esto, podrán hacer uso de la licencia excepcional habilitada a nivel nacional tanto trabajadores públicos como privados. Si bien la resolución indica que es voluntaria, el presidente Alberto Fernández sostuvo que no cumplir con la cuarentena "es un delito" por "poner en riesgo la salud pública".

Mañana se publicará un decreto que establecerá la obligatoriedad de la cuarentena para casos de posible contagio de coronavirus, aunque ya hay en el actual Código Penal una pena para este tipo de casos: contempla entre tres y 15 años de cárcel para las personas que propaguen “una enfermedad peligrosa y contagiosa".

"Disponer que la concesión de la licencia aquí prevista deberá ser inmediatamente informada, con todos los antecedentes del caso, al Departamento de Medicina Preventiva Laboral", sostuvo la Corte en la Acordada firmada hoy.

La medida alcanza a magistrados, funcionarios y empleados de todas las cámaras federales y nacionales de apelaciones, de los tribunales que de ellas dependen y de los tribunales orales, siempre y cuando hayan estado en los países afectados. La acordada fue firmada por los jueces Elena Highton, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, y el secretario general de administración de la CorteDaniel Marchi.

Ya hay dos funcionarios de los tribunales de Comodoro Py que decidieron ponerse en cuarentena como medida preventiva para evitar la propagación del virus: el camarista de Casación Juan Carlos Gemignani, que estuvo en Italia, y el fiscal Carlos Rívolo, que regresó de España.