El primer debate presidencial de cara a las elecciones de octubre dejó cruces a pesar de las limitaciones de las reglas del juego. El presidente Mauricio Macri se dedicó a repetir slogans de campaña y afianzar la idea de que viene "una nueva etapa de crecimiento". Desde la oposición, Alberto Fernández se quejó, respondió y lanzó ataques puntuales. Roberto Lavagna se mostró con poco impacto en tanto que Nicolás Del Caño fue el más enérgico y picante; José Luis Espert mantuvo su ortodoxia y se mostró casi sobrador y por último, Juan José Gómez Centurión fue el más desordenado, superando tiempos establecidos.

Detrás del escenario de la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, también debatió: hubo expresiones de nervios y algunas sonrisas; un saludo trunco y funcionarios, empresarios y amigos entre el público. 

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos