Los argentinos concurrirán este domingo a las urnas para cumplir con la elección que renovará en forma parcial la Cámara de Diputados y el Senado, en comicios de medio término que marcarán la tónica que tendrán los dos años que le quedan a Alberto Fernández para cumplir con su mandato. 

Los días previos al comicio estuvieron marcados por una fuerte presencia del presidente Alberto Fernández, que cerró la campaña con un acto en Morón junto a la vicepresidenta Cristina Fernández, con el objetivo de posicionar dos ideas fuerza de perfil económico: la recuperación de la actividad y la responsabilidad de la gestión de Mauricio Macri en la crisis derivada del préstamo de 45.000 millones de dólares que Argentina intenta renegociar.

Desde Juntos por el Cambio, oscilan entre aupar y diluir la figura del ex presidente Macri, en forma sucesiva. De hecho, su aparición con la curiosa admisión respecto del objetivo de la toma de deuda con el Fondo Monetario, obligó a los referentes de su propio partido a salir para contradecirlo.

Deuda, dólar e inflación 

El clima económico no es el mejor para el oficialismo, que busca remontar la desventaja en que quedó con los resultados de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias.  Si bien en el Frente de Todos ya tienen asimilada la opción de la derrota en las generales, intentan achicar la diferencia, sobre todo en el segmento de Senadores para, por lo menos, no perder allí la mayoría que mantienen, con 41 de los 72 senadores. Parece complicado.

 En los días previos, la economía no dio respiro. Al debate por la deuda con el FMI que no tiene aún buenas noticias para que anuncie el ministro de Economía, Martín Guzmán, se sumó la confirmación de un segundo mes de alta inflación luego de un mes que parecía haber iniciado una senda de desaceleración: otra vez el 3,5% que nubló el panorama trabajoso de acuerdos y congelamiento de precios en alimentos y medicamentos que viene tejiendo el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

El dólar, esa pasión nacional -sobre todo el informal- se disparó nuevamente y cerró por encima de 200 pesos. El día después de la elección será clave para observar los movimientos del Banco Central.

Qué se elige este domingo 14 de noviembre

La ciudadanía elegirá  los 127 legisladores que asumirán en diciembre en la Cámara de Diputados y definirá si en los próximos dos años se mantiene la extrema paridad que hoy existe entre el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) en ese cuerpo parlamentario.

En esta elección, la Cámara de Diputados renovará 127 bancas de las 257 que conforman ese cuerpo legislativo, de las cuales el 53 por ciento corresponde a Juntos por el Cambio, que arriesga 60 escaños, y el 42 por ciento al Frente de Todos, que pone en juego 52 lugares.

De este modo, se definirá la nueva composición de la Cámara baja hasta diciembre del 2023 que, si se repiten los resultados de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, mantendrá la paridad que existe entre el FdT y JxC desde hace varios años.

En ese contexto, el resultado de la elección marcará también si el oficialismo podrá avanzar en la discusión de proyectos y cuáles serán los acuerdos que deberá establecer en los dos últimos años del mandato del presidente Alberto Fernández para sancionar las leyes que requiera el Poder Ejecutivo.

El Frente de Todos, que conduce Máximo Kirchner en la Cámara baja, cuenta hoy con 120 bancas, con 68 legisladores con mandato hasta 2023 y 52 que finalizan su actuación este año.

Por su parte, el interbloque de JxC, que conduce el cordobés Mario Negri, tiene hoy 115 bancas, de las cuales arriesga 60, cuyos ocupantes fueron elegidos en 2017, en el marco de una elección que resultó muy favorable al macrismo, que en aquel entonces obtuvo triunfos resonantes en la Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires, en Santa Fe, Mendoza y Córdoba.

De esos 60 escaños que pone en juego la coalición opositora, el PRO arriesga 26, la UCR 27 y la Coalición Cívica 7.

En tanto, en las provincias de Catamarca, Corrientes, Córdoba, Chubut, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán elegirán los veinticuatro senadores que ocuparán un tercio de las bancas de la Cámara alta durante los próximos dos años en el Poder Legislativo, tres por cad provincia.

En estas elecciones, el oficialismo pone en juego 15 de los 24 escaños de los legisladores que ingresaron al Congreso hace seis años, en tanto que la oposición arriesga los otros nueve lugares.