El destituido juez federal Juan José Galeano fue condenado a seis años de prisión por el encubrimiento del atentado a la AMIA ocurrido en 1994, mientras que el ex presidente Carlos Menem resultó absuelto. Las condenas fueron leídas ayer por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 que además condenó al ex jefe de la SIDE, Hugo Anzorreguy, a 4 años y seis meses de prisión y declaró que los hechos juzgados constituyen "graves violaciones a los derechos humanos".

Los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia fueron condenados a dos años de prisión de ejecución condicional, aunque no por el encubrimiento del atentado sino por la violación de los deberes de funcionario público.

El fallo fue recibido por los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA como un respaldo a su búsqueda de verdad y justicia aunque en algunos casos manifestaron que les dejó un "sabor amargo porque las penas fueron bajas".

"Memoria Activa tenía razón, lo que denunciamos fue demostrado", sostuvo Adriana Reisfeld, una de las referentes de esa organización que, además, anunció que apelarán las absoluciones que alcanzaron a Menem y al ex titular de la DAIA, Rubén Beraja, entre otros.

El abogado de Memoria Activa, Rodrigo Borda, sostuvo que "las penas fueron bajas en relación con la gravedad de los delitos probados" pero sostuvo que esperarán a leer los fundamentos, que se conocerán el 3 de mayo, para decidir los pasos a seguir.

En el juicio oral, que comenzó en 2015, se ventilaron tres hechos: la coacción a testigos, el abandono deliberado de la pista Siria y el irregular pago al reducidor de autos Carlos Telleldín para que diera una declaración judicial en el marco de la investigación del atentado.

La mayor condena recayó sobre el ex juez Galeano, quién fue condenado a seis años de prisión como partícipe necesario del delito de peculado; en concurso con los delitos de prevaricato, privación ilegal de la libertad, encubrimiento por favorecimiento personal y violación de medios de pruebas.

El ex juez fue el único condenado acusado de intervenir en los tres hechos probados que constituyeron las maniobras de desviación de la investigación del atentado a la AMIA.

Anzorreguy fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión por haber sido parte de la maniobra de la denominada pista Siria y por haber intervenido en el pago a Telleldín con fondos que, según se probó en el juicio, salieron de la SIDE.

A tres años de prisión fueron condenados el ex subsecretario de Inteligencia interior, Juan Carlos Anchezar, por participar del encubrimiento y por falsedad ideológica; y el ex jefe de la división Protección del Orden Constitucional (POC), Carlos Castañeda, también como partícipe del delito encubrimiento.

El ex reducidor de autos Telleldín fue condenado a tres años y seis meses de prisión y el TOF 2 dispuso el decomiso de los 400 mil pesos-dólares que recibió en julio de 1996 para dar una versión contaminada sobre los preparativos del atentado a la AMIA. En marzo comenzará el juicio a Telleldín por su eventual participación en el atentado.