El consultor, analista político, presidente de La Agencia, fundador del Grupo de Opinión Pública y uno de los autores del libro "Quiero ser candidato", Raúl Timerman, analiza las diferencias entre las distintas campañas que compiten en dirección a la meta presidencial. "Juntos por el Cambio tiene un expertise superior, pensemos que Mauricio Macri la última elección que perdió fue en el año 2003, en un balotaje con Aníbal Ibarra por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad y después en 2005 formó su equipo de campaña con Marcos Peña y Durán Barba, y desde 2005 hasta 2019 no perdió ninguna elección", sostiene el especialista.

—¿Cómo ve a los dos principales candidatos?
—Macri tiene muchas elecciones sobre sus hombros, es un candidato muy coacheado, con una campaña muy profesional al estilo de las europeas o las americanas. En cambio, Alberto Fernández cuya candidatura fue sorpresiva y que fue dada a conocer por Cristina Fernández el 18 de mayo a través de un video, comenzó en ese momento a formar un equipo de campaña. Creo que es un equipo en formación con menos recursos y muchísima menos gente trabajando.

—¿Cómo analiza la estrategia de campaña de Alberto Fernández?
—Lo que se visualiza hasta el momento, es que tiene un grado de conocimiento menor que su contrincante y también tiene un grado de conocimiento menor que su candidata a vicepresidenta. Él tuvo que darse a conocer, hizo un primer comercial como de curriculum, para contar quién es. Me parece que eso es razonable.y que está bien que sea así.

—¿Y qué sucede con Mauricio Macri y su gobierno?
—El oficialismo comenzó su campaña partiendo de la única realidad que puede mostrar, y suponiendo también que la oposición en algún momento va a plantar la campaña en la realidad económica. Entonces, muestra la realidad de la obra pública. el Presidente golpea el piso y dice: "Esto es concreto, esto no es relato", y a partir de ahí empieza a enumerar su campaña. Macri aprendió que la actividad principal de un candidato a Presidente es ser candidato, y todo el resto queda en manos del equipo de campaña. Mientras que Fernández eligió ser candidato, ser jefe de campaña, ser vocero y ser armador político. Son cuatro actividades que requieren una presencia full time. No sé si le va a ser posible llevar eso hasta el final de la campaña.

—¿Eso podría perjudicarlo?
—El padre de las campañas políticas en el mundo, fallecido hace unos años, Joseph Napolitan, que durante 50 años hizo las campañas de los demócratas en Estados Unidos, decía que son incompatibles las posiciones de ser jefe de campaña y ser candidato, que elegir ambas a la vez era un suicidio, lento pero fatal. Creo que Fernández debería reflexionar en que todos los roles que él pretende. El más importante es el de candidato, debe confiar y delegar en otra gente el resto de las actividades para estar en mejores condiciones de competir. Pensemos que cuando empezaron las campañas la diferencia en las encuestas entre la posición y el oficialismo, era de 9 puntos para las PASO y hoy está en cuatro o cinco puntos. Se redujo la diferencia y es posible que a medida que la campaña avance esto siga así. Falta un reacomodamiento en la estructura de campaña de la principal oposición.

“Falta un reacomodamiento en la estructura de campaña de Alberto Fernández”

—¿Y qué sucede con la campaña de Roberto Lavagna?
—En el caso de Roberto Lavagna, hay algo muy peculiar que sucede en los Focus Group, cuando se lo menciona la gente dice "a mi me gusta pero no tiene chanche". En su campaña lo que debería demostrar es que sí tiene chance. De todos los candidatos es el que más sabe y alguna vez el electorado debería elegir al que más sabe, pero eso requiere un volumen de campaña con una cantidad de recursos económicos que Lavagna no tiene.

—¿Según su experiencia, qué puede suceder en octubre?
—Hoy el Frente de Todos está 5 puntos adelante y debería ser capaz de mantener esa diferencia, muy atrás va a quedar Consenso Federal, y sino demuestra la capacidad de competir puede llegar a diluirse en la elección general de octubre. Si la concentración de votos entre los dos frentes principales supera el 75% en las PASO, resultado 40% - 35% por ejemplo, es posible que en octubre se adelante el balotaje, que alguno de los dos llegue a 45% y se defina ahí la elección presidencial.

Más notas de

Fedra Abagianos

“Es posible que alguno llegue al 45% y se defina todo en octubre”

Según Timerman, Macri tiene ventaja por recursos y expertise

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos