El presidente Alberto Fernández sostuvo este lunes que la emergencia sanitaria por el coronavirus dejó "al descubierto la desigualdad en la que vivimos" en Argentina y aseveró que no dejará "pasar la oportunidad de construir un país más justo".

El mandatario participó de un acto en la Casa de Gobierno bonaerense acompañado por el gobernador local, Axel Kicillof, y ministros del gabinete nacional, en el que anunció un plan de obras públicas para municipios del conurbano bonaerense y otro de construcción de Unidades Sanitarias Carcelarias en la Provincia.

En ese marco, que "el verdadero desafío que deja la pandemia" es la necesidad de "diseñar un país igualitario, con criterio de igualdad".

El Presidente se refirió a las desigualdades sociales que existen en el país e hizo foco en el barrio Villa Azul, que se encuentra ubicado entre el municipio bonaerense de Quilmes y Avellaneda, y que fue totalmente aislado por la gran cantidad de contagios de coronavirus que se registraron en los últimos días.

"De un lado del Barrio Azul hay condiciones de dignidad. Cruzando la calle, ese desarrollo no se hizo. Ahí están las dos Argentinas", sentenció el mandatario.

Ante la presencia de varios intendentes bonaerenses de diferentes partidos políticos, Fernández habló de la necesidad de "diseñar un país igualitario, con criterio de igualdad" y planteó que ese "es el verdadero desafío que deja la pandemia".

"No hay rectas mágicas del mercado para que ello ocurra, lo tenemos que hacer nosotros", aseveró y destacó: "Yo no voy a dejar pasar la oportunidad".

A su turno, Kicillof consideró que "la crisis económica es culpa del virus y no de qué respuesta a la pandemia de coronavirus tuvo cada país sino que en todo el mundo se puso el sistema comercial y financiera en jaque", por lo que señaló que la recuperación económica es "a través de las obras públicas, que es el motor de la economía" en el marco de la crisis sanitaria.

El plan de obras públicas en la provincia de Buenos Aires

En el acto, el jefe de Estado puso en marcha una nueva etapa del plan Argentina Hace para la reactivación y ejecución de obras en 40 municipios del Gran Buenos Aires.

Además de este programa, la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySa) reactivó la ejecución de 68 obras en 16 municipios del AMBA.

Ambos proyectos demandarán una inversión total de $19.557 millones y crearán 8.700 puestos de trabajo.

Del acto participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y de Interior, Eduardo de Pedro; y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello. También estuvieron presentes la presidenta de AySA, Malena Galmarini; la vicegobernadora de Buenos Aires, Verónica Magario; el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; y el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, entre otros jefes municipales.

Según informó la Casa Rosada, "Argentina Hace es un programa del Ministerio de Obras Públicas y los ejecutores deberán aplicar todas las medidas de protección y de prevención para los trabajadores y las trabajadoras de la construcción". Presidencia agregó que "se empleará mano de obra local en los barrios de mayor vulnerabilidad social, y con cuadrillas integradas por pocas personas que no requerirán el traslado interurbano de trabajadores". 

Las obras se ejecutarán en Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Brandsen, Campana, Cañuelas, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, Florencio Varela, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, La Plata, Lanús, Lomas de Zamora, Luján, Marcos Paz, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, Morón, Pilar, Presidente Perón, Quilmes, San Fernando, San Isidro, San Miguel, San Vicente, Tigre, Tres de Febrero, Vicente López y Zárate.

El Gobierno construirá 12 Unidades Sanitarias Carcelarias en la Provincia

En paralelo, Fernández anunció en el mismo acto la construcción de 12 Unidades Sanitarias Carcelarias en la provincia de Buenos Aires con el objetivo de asistir a las personas detenidas afectadas por el Covid-19 y evitar así un aumento de contagios dentro del Sistema Penitenciario bonaerense.

“Los desafíos no son la mano dura o la mano blanda. Poner mano dura, meter gente presa, pero no construir cárceles no tiene sentido, es solo marketing”, subrayó este lunes el presidente Alberto Fernández en La Plata al anunciar una nueva etapa del Plan Argentina Hace para la reactivación y ejecución de obras en 40 municipios del Gran Buenos Aires.

En esa dirección, el Jefe del Estado destacó que “tener esas personas hacinadas es un acto inhumano. Y nosotros abrazamos la política porque la humanidad nos importa”.

“Lo primero que nos debe enseñar la pandemia es que vivimos en un país injusto, y nadie puede decir ahora que no lo sabe. Si queremos vivir en un país federal, tenemos que integrarnos”, añadió.

El ministro Gabriel Katopodis señaló por su parte que la firma de los convenios con Provincia para levantar esas unidades tiene el objetivo de contar con “espacios preparados y acondicionados para aquellos pacientes que necesiten aislamiento y tratamiento”. 

Estas unidades serán emplazadas en espacios ya existentes dentro de las cárceles, que serán reacondicionados para sumar más de 300 plazas. Estarán equipados con camas divididas por paneles, un office de enfermería y un sistema de cámaras de monitoreo.

A través del Ministerio de Obras Públicas se invertirán 800 millones de pesos para el desarrollo de dichas unidades, que se llevarán adelante a partir de las directivas del Ministerio de Salud, y en un trabajo conjunto con las carteras de Justicia de Nación y Provincia. 

Presidencia especificó que "la contratación, construcción y equipamiento de estos espacios se está gestionando a través de las Naciones Unidas, lo que garantiza rapidez, transparencia y eficacia por su experiencia y buenas prácticas internacionales.

Las unidades se ubicarán en terrenos dentro de los penales y estarán compuestas por pabellones de 365 metros cuadrados, construidos a través de un sistema modular pre elaborado en fábrica y montado sobre plateas de hormigón.

Cada unidad permitirá sumar 24 plazas, contará con celdas individuales con cierre electrónico y un sistema de cámaras de monitoreo. 

Se prevé que cuando concluya la pandemia, funcionen como centros de salud en los penales, por lo que estarán equipados con rayos X móviles, resucitador, equipo de traqueotomía, ventilador móvil (respirador), kit de laboratorio y equipo de curaciones.

Las unidades sanitarias estarán ubicadas en los complejos penitenciarios Norte; Conurbano Bonaerense Sur/Oeste; Este; Florencio Varela; La Plata; Olmos; Magdalena; Sur; Centro Zona Sur; Centro Zona Norte; Campana; y San Martín.

También se sumarán otras cuatro Unidades Sanitarias Carcelarias, con las mismas características, destinadas al Servicio Penitenciario Federal, lo que permitirá incrementar 144 plazas para los complejos Federal 1 (Ezeiza); Federal 2 (Marcos Paz); Federal 3 (Güemes, Salta) y Unidad 21 (Trelew, Chubut).

Además, se instalarán seis Centros de Aislamiento en el Complejo Carcelario Federal de la Ciudad de Buenos Aires; Federal 1 (Ezeiza); Federal 2 (Marcos Paz); Federal 3 (Güemes, Salta); Unidad 21 (Trelew, Chubut); y en la Escuela Penitenciaria Nacional, en este caso para aislamiento del personal.