En el marco de un seminario organizado por el diario Clarín en la sede del Museo de Arte Latinoamericano (MALBA), el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, sostuvo ayer que en caso de ser electo presidente, la Argentina no tiene ninguna posibilidad "de caer en un default", consideró como razonable que "en un momento de transición" existan conversaciones con el presidente Mauricio Macri, advirtió como un error sus criticas al presidente de Brasil, y se mostró dispuesto a no "pelearse con EE.UU." y a mantener "un vínculo multilateral con el mundo".

"La Argentina no tiene ninguna posibilidad de caer en un default si yo soy presidente ¿saben por qué? Porque yo lo viví al default y es muy dañino para una sociedad" y "nadie lo puede querer como salida" porque "es una situación que nos atrasa".

El candidato afirmó además que "nadie puede plantear la posibilidad de una quita de la deuda porque fue contraída hace dos años por un gobierno democrático elegido por los argentinos", mientras que "la deuda que nosotros discutimos en 2003 empezaba en la dictadura. No tiene nada que ver, por lo tanto, este fantasma que yo creo que ha sido alentado por el gobierno, es un error".

Reconoció además que "es muy difícil bajar la inflación" y dijo que si gana los comicios partirá "de un escenario muy complicado". "Si yo logro al cuarto año de mandato terminar con una inflación de un dígito sería el tipo más feliz del mundo", señaló, e indicó que en un eventual gobierno suyo no manipulará el Indec porque "es el termómetro de la economía".

Sobre la grieta, el candidato dijo que “no podemos vivir más en ese país delirante”

Respecto a la grieta, el candidato dijo que "deberían avergonzarnos" situaciones tales como "poner figuras de periodistas para que los escupan" así como las agresiones recibidas en su momento por Agustín Rossi y Axel Kiciloff: "No podemos vivir más en ese país delirante" donde Rossi era "perseguido a huevazos" y Kicillof "insultado con un nene en brazos".

También instó a "terminar con la idea de que las transiciones son difíciles, complejas" porque "son parte de la democracia. Hay que tomarlas con tranquilidad y debe dejar de ser noticia" y consideró que el hablar con el presidente Macri "en un momento de transición es razonable".

Fernández se refirió también a las críticas que le formuló al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro: "Fue un error mío, me deje llevar por su lógica. Brasil es más importante que cualquier enojo mío con un presidente", en tanto que respecto al presidente Donald Trump, dijo que con este se debería tener "una relación cortés, amable, respetuosa. No hay que pelearse con EE.UU., y tiene que haber un vínculo multilateral con el mundo".

Sobre el accionar judicial señaló que hubo "un abuso en las detenciones" y se esperanzó en que "el estado de derecho funcione con jueces probos y no haya sentencias de acuerdo a la coyuntura".

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos