El presidente Alberto Fernández participó ayer en la ciudad de Jerusalén del Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo, junto a 40 líderes mundiales, entre ellos sus pares de Francia, Emmanuel Macron, y de Rusia, Vladimir Putin.

El encuentro, en coincidencia con el aniversario número 75 de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz, se llevó a cabo en el emblemático museo de Yad Vashem, donde se emplaza el principal monumento erigido por Israel en memoria de las víctimas de la Shoah.

Allí, las personalidades invitadas, entre ellos Fernández, colocaron una corona de flores al pie del Monumento al Levantamiento del Gueto de Varsovia, creado por el célebre escultor judío Nathan Rappaport.

Los principales oradores del foro fueron Macron, Putin, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence; el príncipe Carlos de Inglaterra, y el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, cada uno de ellos en representación de los países que tuvieron un rol clave en la Segunda Guerra Mundial.

Al comienzo de la jornada, los organizadores presentaron un video para advertir sobre la lamentable vigencia del antisemitismo. Como primer ejemplo de eso, se expuso el atentado contra la sede de la AMIA, perpetrado el 18 de julio de 1994 y que dejó un saldo de 85 muertos. A la voladura de la mutual judía en Buenos Aires luego le siguieron imágenes de los ataques extremistas llevados a cabo en la ciudad belga de Amberes en 1981; en París y en Roma en 1982; en Copenhague en 1985; y en Pittsburgh en 2018.

En ese marco, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, hizo "un llamado a todos los gobiernos para que se sumen al esfuerzo vital y global para enfrentar a Irán".

"Estoy preocupado porque aún falta ver una resolución unificada frente a uno de los regímenes más antisemitas del plantea, que abre sedes para armas nucleares para destruir al único estado judío. Teherán amenaza a su pueblo y al mundo", subrayó. Y agregó: "Muchos reconocen una verdad simple: lo que comienza con el odio a los judíos no termina con los judíos".

Por último, los participantes levantaron un grito para que la palabra "nunca más" no sea solo un eslogan sino "una orden para actuar" en contra del nuevo antisemitismo que amenaza a las sociedades del mundo.

Acompañado por la primera dama Fabiola Yañez, Fernández también pudo saludar a Putin, aunque la reunión que tenían prevista con su par ruso al final se canceló debido a que el titular del Kremlin arribó tarde al evento.

A su vez, el mandatario argentino aprovechó para saludar al vice presidente estadounidense, quien no había asistido a la cena previa que había ofrecido el anfitrión Rivlin para los líderes mundiales.

La agenda de Fernández en Israel continuará hoy con reuniones con Rivlin y con el primer ministro del país anfitrión, Benjamin Netanyahu, respectivamente.

En tanto, en su primer día en Jerusalén, había dialogado con el presidente italiano, Sergio Mattarella, con quien volverá a verse la semana que viene en Roma, adonde el mandatario argentino viajará para reunirse con el papa Francisco. Fernández emprenderá hoy su regreso al país y aterrizará en territorio argentino a primera hora de mañana. El primer mandatario pasará apenas unos días en Buenos Aires ya que, la próxima semana, viajará al Vaticano.