El exjefe de Gabinete Aníbal Fernández le bajó ayer el tono a la polémica con La Cámpora, organización a la que había definido como una "elite" que se cree "impoluta", en tanto que señaló que "desea con el alma" que en 2019 gane un dirigente del peronismo que "defienda al pueblo de esta derecha corrupta".

"Soy peronista. No arremeto contra nadie. No soy anti nada porque siempre tengo ideales que defender", explicó en su cuenta de Twitter, al referirse a la forma en que algunos medios encuadraron sus cuestionamientos a la agrupación liderada por Máxima Kirchner.

"Deseo con el alma que en 2019 gane una/un peronista que defienda al pueblo de esta derecha corrupta. ¿Derrota digna? Basura para los giles", agregó Fernández, en lo que puede leerse como un nuevo llamamiento a la unidad de todas las corrientes del peronismo.

En declaraciones a radio El Mundo, Fernández había afirmado que los miembros de la conducción de La Cámpora se manejaban "como si fuesen una elite de gente que son buenos y los otros, los malos".

"Se creen buenos, angelicales, impolutos y que el resto (de los peronistas) son todos malos, sucios y feos", había dicho el ex funcionario kirchnerista.