El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó este martes que si la Corte Suprema devuelve "la plata de la coparticipación" a la Ciudad de Buenos Aires, se compromete "a bajar los impuestos" que subió su administración, y sostuvo que desde "hace meses" no habla con el presidente Alberto Fernández.

Al mismo tiempo, el alcalde porteño criticó el control de precios para bajar la inflación y el gasto estatal promovidos desde el Gobierno nacional.

La relación de Larreta con Alberto Fernández y su performance en el G20

Con respecto a su vínculo con el Gobierno nacional, dijo además que "no ve posibilidad de un acuerdo" porque "cada vez que habla, el Presidente cuestiona la oposición y le echa la culpa a alguien más".

El funcionario dijo por Radio Rivadavia que con Fernández no habla "hace meses" porque se enteró "de un día para el otro lo de la coparticipación, y un día antes que nos cerraban las clases; obviamente nos peleamos, yo no pensaba hacerle caso".

En cuanto al desempeño del Presidente en la reunión del G-20 opinó que sería mejor tener una relación "más estrecha" con Estados Unidos, porque "es un país que puede invertir muchísimo en la Argentina y (el presidente) Joe Biden está encabezando la agenda verde y el cuidado del medioambiente".

Sobre la inversión de 8.400 millones de dólares para la producción y exportación de hidrógeno verde anunciada para el país, el mandatario porteño destacó que si se trata de capitales privados, "bienvenida toda inversión en Argentina".

La crítica al congelamiento de precios

Por otra parte, criticó el control de precios porque, según argumentó, es algo que "no funcionó en Argentina" y señaló que "a la inflación no la vamos a bajar con controles de precios compulsivos". Al mismo tiempo, sugirió "promover la competencia" para "bajar precios".

Y criticó que "el Estado gasta más o menos el 42% del producto" bruto interno y esa cifra es "muy alta para los servicios que da y en muchos casos no da servicios de calidad", afirmó al responder a una oyente que se refirió a la idea de "achicar el Estado".

En este sentido agregó que "tenemos que lograr que el Estado dé servicios cada vez más baratos".

También opinó sobre la llamada "causa de los cuadernos" (sobre supuestas coimas en la obra pública) remarcó que para contratos "de esa envergadura, que fueron muchísimos, más que un caso fue una metodología e involucra miles de millones de dólares, es impensable que la Presidenta (en su momento, Cristina Kirchner) no lo sepa", concluyó.

La coparticipación y los impuestos de Larreta

Ante la consulta sobre qué sucedió con los 10 kilómetros de subte por año que había prometido Juntos por el Cambio, Larreta argumentó que durante su gestión "la prioridad era seguir construyendo la línea H", y que ahora "hay más subtes con aire acondicionado, aumentó la frecuencia y mejoró el servicio", pero no puede hacer una línea nueva porque "no tengo plata". Y añadió que "con el riesgo país que tenemos yo no puedo tomar un crédito a 30 años por esa tasa de interés".

Pero afirmó que si la Corte Suprema devuelve a la Capital Federal "la plata de la coparticipación" que se redujo cuando el Gobierno nacional redistribuyó los aportes para reforzar las partidas para la seguridad de la provincia de Buenos Aires, se compromete "a bajar los impuestos que subimos" en el distrito porteño.

A partir de la devolución de parte de la coparticipación de la Ciudad a la provincia de Buenos Aires, el gobierno porteño creó el impuesto a los sellos de 1,2% sobre los resúmenes de las tarjetas de crédito, que entró en vigencia en enero de 2021.

Ese mismo mes también comenzó a gravar a las Leliq con un impuesto del 8% en concepto de Ingresos Brutos. Y además, con el cambio de año, el impuesto a las patentes vehiculares aumentó entre un 50 y 100% según el caso.