Los intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio (JxC) creen necesario mantener hasta el 26 de abril el aislamiento obligatorio "sin flexibilizaciones, al menos en el conurbano", y en algunos casos creen necesario endurecer las restricciones, mientras aspiran a "un reparto equitativo" de la asistencia económica que la Nación envía a la Provincia para atender las urgencias provocadas por el coronavirus (Covid-19).

"No estamos planteando flexibilizar el aislamiento social obligatorio que dispuso el presidente Alberto Fernández, al menos en el conurbano, porque creemos que es una medida que dio resultados para contener y ralentizar el avance del coronavirus", dijo a Télam el intendente de La Plata, Julio Garro, quien de esta manera echó por tierra con las aspiraciones de los runners, uno de los sectores que intentan que la cuarentena se flexibilice, en su caso para salir a correr.

Como vocero de los 61 jefes comunales de Juntos por el Cambio, el intendente platense fue el encargado de llevarle al gobernador Axel Kicillof la propuesta que desde esas filas idearon para lo que consideran "un reparto equitativo de la asistencia económica que llegaría de Nación a través de la Provincia".

Kicillof mantuvo el lunes un encuentro en la capital bonaerense con Garro y los intendentes, Miguel Fernández (Trenque Lauquen) y Manuel Passaglia (San Nicolás), a quienes le planteó la conveniencia de que los municipios "evalúen de manera regional las opciones el funcionamiento económico de sus respectivas zonas".

"Creemos que la forma más equitativa de ayudar a los intendentes bonaerenses sería tomar dos índices que son comunes a todos, la planta de empleados públicos y el costo mensual del servicio de recolección de basura. De esta forma, cada uno recibiría el equivalente a un mes del salario de su planta laboral y el costo de un mes del servicio de recolección", explicó Garro.

Conscientes de que el conurbano, concentra las zonas más densamente pobladas del país, los jefes comunales de la oposición prefirieren mantener e incluso endurecer las restricciones que impone la tercera etapa de la cuarentena, incorporando en muchos casos el uso obligatorio de un barbijo o tapabocas, en lugar de comenzar a flexibilizar.

En concordancia con lo que dijo el presidente Alberto Fernández el pasado Viernes Santo, cuando anunció que el aislamiento continuaría hasta el 26 de abril inclusive, Garro adujo:"no queremos apresurarnos en avanzar flexibilizando algunas medidas para después tener que recalcular y volver a dar un paso atrás pero teniendo más gente infectada".

"El Gobernador nos pidió que analicemos flexibilizaciones regionales, según lo que hablamos con el resto de los intendentes de nuestro espacio, esa es una medida que más adelante podría darse en algunas comunas del interior, pero no en el conurbano por ahora", explicó a esta agencia el intendente de La Plata.

Conscientes de la caída en la recaudación que tanto la provincia como los municipios tuvieron en este tiempo es que cada comuna preparó esta semana una suerte de "radiografía económica" de sus distritos y lo presentó ante el ministerio de Economía bonaerense, que es el que evaluará la situación general.

También el intendente de 3 de Febrero, Diego Valenzuela, habló de la tarea de los intendentes de Juntos por el Cambio en la pandemia.

"En el conurbano es más difícil" dijo sobre la flexibilización de la cuarentena. "Tenemos una zona densamente poblada y hay mucha circulación", dijo el jefe comunal, que sostuvo que "en algunos horarios se ve más gente de la que deberíamos" ver.

Sobre su relación con el presidente Alberto Fernández, indicó que "siempre ha sido muy receptivo" y agregó: "Queremos ayudar sin divisiones partidarias".

"Intentamos un diálogo fluído con el gobernador, a veces se da y a veces cuesta un poquito más", agregó sobre el vínculo con Axel Kicillof. "Queremos conversar de verdad, no solamente escuchar opiniones", sostuvo Valenzuela, quien opinó que no obstante cree que eso irá mejorando.

El próximo martes, según se informó, Kicillof volverá a recibir a un grupo de representantes de los intendentes de Juntos por el Cambio para seguir evaluando el desarrollo de la tercera etapa del aislamiento.

Mientras tanto, el gobernador Kicillof evalúa con intendentes peronistas del interior bonaerense la posibilidad de habilitar una cuarentena administrada en esas regiones.

Según informaron fuentes de la gobernación, Kicillof se reunirá el jueves con el presidente Alberto Fernández para analizar las propuestas recogidas entre los jefes comunales bonaerenses.