En medio de las vacilaciones y las internas en el oficialismo en torno al proyecto del Poder Ejecutivo que da luz verde a los aportes de empresas a las campañas electorales, un grupo de diputados de Cambiemos puja para que la iniciativa pueda ser votada antes de fin de año, con el objetivo de que sea aplicable en los comicios del año que viene.

El proyecto del Gobierno que bancariza todos los aportes y que legaliza las contribuciones de empresas ingresó a la Cámara baja en julio pasado, luego de la denuncia por los aportantes de la campaña de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Tras la presentación, el debate se estancó y quedó cajoneado producto de las diferencias que brotaron al interior del interbloque oficialista.

La Coalición Cívica y una fracción de la UCR, sumado a la totalidad de la oposición, expresaron sus reparos a la participación de empresas en los fondos electorales, lo que dejó en punto muerto la discusión.

Un reducido grupo de diputados de Cambiemos que integran la comisión de Asuntos Constitucionales, que es cabecera del proyecto, puso manos a la obra en la tarea de tejer los acuerdos necesarios para descongelar la iniciativa, informó NA. "Inmediatamente después del presupuesto vamos a buscar un proyecto de consenso", reveló la radical Karina Banfi, que integra la comisión.

La legisladora destacó el "esfuerzo permanente" en la búsqueda de los consensos, pero reconoció que hay "inercias" que oponen "grupos de interés" que operan para frenar el tratamiento. Banfi dejó entrever que la empresa no será sencilla y que si no llegara a prosperar la aprobación en el actual período legislativo, se diluye seriamente la posibilidad de que haya un nuevo marco legal vigente en los comicios del año próximo.