El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, tomó juramento a su gabinete y pidió a los trece ministros que lleven adelante una gestión "de proximidad y cercanía con las y los bonaerenses". Acompañado de la vicegobernadora Verónica Magario, Kicillof encabezó la ceremonia en el teatro Coliseo Podestá, en La Plata, donde afirmó que "este no va a ser un gobierno de marketing, sino que será un gobierno básicamente de gestión, de cercanía y de proximidad con los y las bonaerenses".

"Quiero un gobierno próximo y solidario pero sobre todo militante", remarcó el mandatario en su discurso antes de las juras. El mandatario bonaerense sostuvo que "la palabra militancia fue bastardeada" y aclaró que no se refería a la "militancia partidaria", sino a aquella "que tiene que ver con el compromiso que implica ser ministro o director".

"Los funcionarios tienen misiones y presupuesto, pero tienen que tener un plus adicional además de lo que dice la letra: una convicción, un compromiso y una entrega con las responsabilidades que les toca", apuntó.

Luego expresó que los funcionarios "tienen que estar convencidos para poder hacer todo eso que la situación de emergencia de la provincia necesita" y agregó que los ministros deben tener "compromiso y militancia por la provincia desde el Estado".

Entre los primeros en jurar estuvieron Carlos Bianco, jefe de Gabinete; y Teresa García (63) como ministra de de Gobierno. En tanto, el ex intendente de La Plata y ex ministro nacional Julio Alak (61) asumió como jefe de la cartera de Justicia y Derechos Humanos; mientras que el ex ministro nacional y ex senador bonaerense Sergio Berni (57) fue designado al frente de Seguridad. A cargo del Banco Provincia está Juan Cuatromo y en la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) fue designado Cristian Girard.