El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, reconoció hoy que con la estatización de Vicentín el Gobierno buscará una mayor "previsibilidad" tanto en el mercado de granos como en el de divisas, al tratarse de una de las principales jugadoras del negocio agroexportador.

Para el funcionario, la expropiación "nos permite pensar en una empresas para el sector agropecuario que tenga una mirada pensando en los productores, territorial y que sea una empresa testigo, en el mercado de granos y en el de cambios".

En declaraciones al canal A24, el ministro destacó que esto permitirá "darle más previsibilidad" a ambos segmentos, en lo que consideró una cuestión "estructural",  que "ha generado dificultades en la Argentina".

"Buscamos impulsar una expropiación para que Vicentin se integre a YPF Agro y se genere una empresa que tenga presencia en el mercado de granos y dé más previsibilidad a la oferta de alimentos y también al mercado de cambios", reforzó Kulfas en diálogo con Radio Mitre, en el marco de su raid mediático de la mañana.

De esta manera, con Vicentin el Gobierno lograría controlar entre el 10 y el 14% del mercado local de granos. "Va a ser un jugador importante, aunque no mayoritario", acotó el ministro.

En ese sentido, el funcionario adelantó que ente la prolongación de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, el Gobierno evalúa extender el congelamiento de tarifas de servicios públicos.

"Es probable que se prolongue un tiempo más el congelamiento de tarifas. Estamos en un contexto de emergencia y lo último que podemos pensar es en afectar los ingresos de los hogares", sostuvo el funcionario en declaraciones a esa radio.

A poco de asumir, y antes de que se desatara la pandemia, el Gobierno estableció que las tarifas de los servicios de energía eléctrica y gas quedarían congelados por 180 días y que, en ese lapso, se llevaría adelante una revisión de la conformación del precio para buscar una reducción de la "carga tarifaria real" sobre hogares y empresa.

Ya iniciada la cuarentena obligatoria en todo el país, en mayo amplió el congelamiento hasta el 31 de agosto para las tarifas de telefonía fija, celular, internet y TV paga, además de la implementación de un esquema de servicios complementarios para quienes no puedan abonar los servicios mediante mecanismos de postpago, prepagos e internet del hogar.

"Lo que se busca es evitar los aumentos de precios, porque terminan afectado los ingresos de los trabajadores", enfatizó Kulfas, y estimó que la inflación de mayo será "bastante más baja que en otros meses, por el congelamiento de precios y las fiscalizaciones que estamos realizando".

En cuanto a la actividad industrial en cuarentena, el ministro destacó que "si bien es una situación compleja, se va recuperando paulatinamente", y que ya hay muchas más fábricas funcionando en comparación al inicio de la cuarentena.

"La actividad industrial está hoy arriba del 80%, cuando al comienzo del aislamiento estaba al 23%. Se está aumentando el proceso económico de manera constante y paulatina. Pero hay limitaciones, porque muchas empresas funcionan con menos personal", puntualizó.

Kulfas recordó que "no podemos hablar de normalidad, porque con la pandemia es imposible. Se trabaja con protocolos".

En ese sentido, rescató la asistencvia del Estado nacional para que las empresas del sector privado puedan pagar salarios: "Esta semana se está abonando el segundo pago de ATP, que alcanzará a unos 2 millones de trabajadores de unas 200 mil empresas, casi todas pymes". "Es un mecanismo que está funcionando correctamente", subrayó el ministro.