La Asociación Bancaria (AB) que lidera Sergio Palazzo ratificó el estado de alerta y movilización en rechazo del cierre de locales, la pérdida de fuentes de trabajo "y la dinámica de retiros forzados o encubiertos" del Grupo Supervielle, y denunció a sus directivos ante el titular del Banco Central ( BCRA), Miguel Pesce.

Palazzo le envió una carta a dicha autoridad donde denunció a los directivos del Grupo Supervielle “por ejecutar de forma progresiva  el cierre de sucursales en todo el país, lo que afecta el cumplimiento del protocolo Covid-19, la atención al público y los puestos laborales a partir de despidos encubiertos, lo que se contrapone con la política de empleo y los decretos del presidente Alberto Fernández".

La AB recordó también que el Supervielle le expresó al BCRA la posibilidad de fusionar 7 sucursales, lo cual interpreta como un cierre de filiales, en Lanús, San Justo, San Rafael, San Luis, La Plata, Mar del Plata y Mendoza, y añadió que en dichas localidades ya se "cerraron sus salones de atención al público".

Esas sucursales están comprendidas en un grupo de 20 en todo el país “y fueron cerradas al público desde el 19 de abril. Los directivos lo justificaron en la necesidad de garantizar la adecuada atención durante la segunda ola de la pandemia de Coronavirus, pero ello redujo la superficie para cumplir el distanciamiento social", apuntó el sindicato que lidera Palazzo.

Aseveran también que desde esa decisión quedó expresado el incumplimiento del protocolo Covid-19 estipulados para la actividad bancaria. En una audiencia que se realizó con la intervención del ministerio de Trabajo, la AB consignó que fue notificada que esa medida iba a regir hasta el 21 de mayo, pero prosiguió en las sucursales cerradas al público con posterioridad, y luego se reabrió la atención en cuatro.

Son entonces 16 las sucursales cerradas en estos momentos, lo que elude disposiciones del BCRA, que determinaron que ninguna entidad podrá cerrar locales sin previa conformidad de la autoridad monetaria", puntualizó Palazzo.

Puestos de trabajo

El impacto en el empleo también quedó expuestó ya que sostienen que “se afectaron 160 puestos de trabajo, mientras hay quejas y problemas para atender a titulares de asignaciones para la seguridad social".

La AB reiteró en su carta al titular del Banco Central que  “los directivos del Grupo Supervielle habían decidido fijar residencia en Uruguay y fundamentaron la determinación en supuestas condiciones de alivio fiscal".